118813

09.08 | Información General En la zona del Congreso

Luego de la maratónica sesión, se produjeron incidentes

Según un policía 30 manifestantes "verdes" arrojaron piedras y botellas cuando la mayoría ya se había desconcentrado casi por completo. Hay ocho detenidos.

Pocos minutos después de que el Senado rechazara el proyecto de ley que proponía legalizar y despenalizar el aborto, la marcha provida se desconcentró en cuestión de segundos. Pero los efectivos de la Policía de la Ciudad, que estaban apostados en la avenida Corrientes, entre Ayacucho y Riobamba, se encaminaron a toda velocidad hacia la avenida Callao apenas pasadas las 3 de la madrugada.

Un cordón policial ubicado detrás de las vallas de esa avenida y Rivadavia recibía botellazos de los pocos manifestantes que aún quedaban en la zona de la marcha a favor del aborto. Ante los disturbios, las fuerzas de seguridad comenzaron a disparar gases lacrimógenos.

Según un oficial de la Policía Federal, unos 30 manifestantes del sector verde de la Plaza del Congreso comenzaron a arrojar piedras y botellas cuando la mayoría de los asistentes ya se había desconcentrado casi por completo.

Fuentes del Ministerio de Seguridad de la Ciudad detallaron a LA NACION que hasta el momento son siete hombres y una mujer los detenidos por la Policía. Según indicaron, seis de ellos fueron demorados tras arrojar piedras, mientras que otro habría agredido a un fotógrafo.

El movimiento de motos y patrulleros con las sirenas activadas sorprendió a los peatones que se estaban alejando de la zona del Congreso pacíficamente. Fue tal el apuro que un patrullero chocó con un auto particular en la esquina de Corrientes y Riobamba, pero no hubo heridos. 

(La Nación)