119123

16.08 

Jóvenes de Sierra Chica viven con la misión de llevar paz a la comunidad

Las actividades de caridad que realizan están vinculadas con la compañía a familias y personas que necesitan un consuelo ante su realidad familiar o social.

El grupo Misionero de la Luz comenzó a funcionar en Colonia Hinojo hace muchos años con un grupo de jóvenes dispuestos a ayudar. Si bien surgió allí, en la actualidad (y desde hace más de un año) tienen sus encuentros en Sierra Chica y también Hinojo.

Las actividades de caridad que realizan están vinculadas con la compañía a familias y personas que necesitan un consuelo ante su realidad familiar o social. Entre sus actividades participan del Senáculo de manera anual y colaboran con Cáritas para los que realizan la colecta de ropa o alimentos.

Entre sus objetivos está también la necesidad de acercar a la población a la iglesia, abrir las puertas de la parroquia para que pueda visitarla quien lo desee y mantener en condiciones el salón parroquial.

El Grupo Misionero de la Parroquia Nuestra Señora de la Merced de Beccar estuvo compartiendo una de las semanas de vacaciones de invierno en la localidad. Está conformado por diferentes comunidades que nuclean sus actividades en San isidro. Es la tercera oportunidad en la que llegan hasta Olavarría aunque todos los años vienen diferentes integrantes de entre 17 y 24 años para vivir la experiencia. son diferentes partes q conforman para venir.

Durante esos días misionaron por las casas de Sierra Chica con el objetivo de visitar a los vecinos y, también, conocer el pueblo y las necesidades de la comunidad. Los integrantes del Grupo de la Luz entienden que la visita sirve porque al no conocerlos "se abren un poco más y tienen esas ganas de charlar y hablar de lo que les está pasando".

Por las tardes realizaron actividades recreativas con niños, jóvenes y adultos. Muchas de ellas estuvieron apuntadas a realizar una introspección "para saber a qué estamos llamados, qué queremos, si estamos felices con lo que hacemos".

Lo que valoran es el momento de la charla y el intercambio que se genera más allá de la religión, "si hay tiempo se intenta rezar o se les consulta cuán cerca están de Dios".