119848

31.08 | Policiales CRIMEN DE VIGNEAU. Declaró Stuñek

"Jamás tuve la intención de matarla"

Por alrededor de dos horas declaró Susana Stuñek, la única acusada por el crimen de María Elena Vigneau, la mujer que fue asesinada a inicios del año pasado en Sierras Bayas.

El testimonio de la imputada marcó el final de la etapa de recepción de pruebas en el juicio por jurados que se desarrolla desde el miércoles en Azul. Ahora todo pasó a un cuarto intermedio, como antesala a que 12 civiles resuelvan el veredicto, es decir si Stuñek es "culpable" o "no culpable" del violento crimen.

Stuñek brindo un extenso y sentido testimonio, que ofreció un verdadero contraste a lo escuchado en las audiencias anteriores. La mujer se ubicó como víctima de numerosas agresiones por parte de su pareja, quien es ademá el hijo de la victima.

Inclusive, según afirmó la acusada, en la pelea con la víctima afirmó haber visto en un momento la cara de su ex pareja, que por momentos sintió estar en otro conflicto con quien es además el padre de su hijo. Su relato se vio pleno de contradicciones y olvidos que no fueron pasados por alto por la querella, principalmente la fiscal Paula Serrano, que dejó en evidencia cada una de esas contradicciones.

Stuñek en ningún momento se ubicó por fuera de la escena y las agresiones, sino que en cambio buscó ingresar otros temas vinculados a vivencias previas que habrían sido las detonantes de ese episodio.

Previo a ella declararon cuatro personas de su vínculo más cercano, entre ellas su hermana. Las restantes fueron amigas y compañeras de trabajo. Todas fueron coincidentes en relatar distintos episodios de violencia en los que Stuñek habría sido víctima, aunque ninguna de ellas presenció tales agresiones, sino que las conocieron a partir de lo dichos por la acusada.