119994

03.09 César Llorente, propietario de Hidráulica, Neumática y Filtración Industrial

La minería y el agro, terrenos especiales para él

César Llorente posee una vasta trayectoria y un campo de acción amplio para trabajar.  

César Llorente se recibió en 1980 de técnico electromecánico en la ex Escuela Industrial y actualmente tiene una empresa llamada Hidráulica, Neumática y Filtración Industrial, y es el representante zonal de Bosch Group Rexroth, un grupo multinacional de elementos hidráulicos y de automatización, el holding de hidráulica más grande que existe en el mundo, por lo que este olavarriense ha tenido una carrera laboral realmente exitosa, aunque no todo fue fácil para llegar a la cima.

"Vendo elementos hidráulicos para toda la industria minera y la industria agrícola. Hago service en ambos sectores y también en la industria de plantas, en el Parque Industrial; cuento con banco de pruebas para bombas, para cilindros hidráulicos, equipos para cargas de acumuladores que son importantes en la industria minera y también, por supuesto, doy cursos de capacitación, cursos anuales para la facultad y en toda la zona en lo que sea hidráulica aplicada, por lo que son cursos aplicados y personalizados para cada máquina. También tengo un servicio de monitoreo de aceites, por lo que puedo hacer análisis de los aceites para determinar su nivel de limpieza; tengo equipos para filtración de aceites y máquinas para armar mangueras para la industria de la zona. Es decir, el espectro es amplio", contó César.

Respecto del agro, señaló que "mi servicio es reparar sistemas hidráulicos de tractores y máquinas cosechadoras, como bombas, cilindros, válculas. Mi especialidad en ese aspecto son las bombas, porque las cosechadoras y tractores están trayendo las de última tecnología, de caudal variable, y es una materia adeudada de los negocios de la zona, que no tienen tanta postventa y se depende del service oficial y eso tarde. Y uno tiene que estar actualizado por supuesto. En el ´95 Rexroth colocó bombas de caudal variable en los tractores y eso obliga a la capacitación permanente y el contacto con empresas de primera línea", agregó.

"Con lo que es agro, estamos trabajando bien en Azul con tractores John Deere y cosechadoras Claas. Pero lo que es de caucal variable lo mando a planta directamente. Y otra cosa es que puedo hacer asistencia a campo, por lo que tengo caudalímetros y equipos para hacer las pruebas de las bombas in situ. Eso se usa mucho. Arrancamos con service de tractores Zanello en Coronel Suárez, y en Azul se vendieron 250, por lo que ahí empezó todo lo tecnológico. Y hoy hay máquinas agrícolas todas con tecnología de primera línea, con sistema de lubricación centralizado, bombas de caudal variable, programadores electrónicos, algunas tienen bombas con control de velocidad electrónico, es decir mucha tecnología aplicada que antes se veía en las máquinas viales y ahora se ve en el agro. El agro se está perfeccionando permanentemente. Nievas, por ejemplo, fabrica máquinas niveladoras con GPS y las hace él, por lo que trabaja casi sola respecto de la cuchilla con electrónica y válvulas proporcionales, es decir todo muy delicado y requiere mano de obra especializada", explicó.

En tanto en minería, Llorente dijo que "me he especializado en lo que son rompedoras de cono, que tienen un sistema hidráulico bastante complejo y delicado que requiere mantenimiento y atención con controles mensuales. Más allá de los controles periódicos, hay que controlar mensualmente. Tienen unos elementos cargados con nitrógeno que se llaman acumuladores que son el salvavidas o el amortiguador de la máquina. Después tienen sistemas de lubricación complejos y están sujetas a un desgaste permanente por el polvillo, lo que es inevitable, y eso hace que se acelere el desgaste y la rotura. Hace unos meses diseñamos un equipo hidráulico que es universal para las rompedoras que andan en la zona, por lo que tienen una instalación simple y rápida, y eso permite instalar ese equipo y reparar el que tenía la máquina en tiempo y forma en caso de urgencia, lo que hacemos con Bosch. Y hago un recambio rápido: saco los acumuladores, pongo los reparados y hago mantenimiento; con dos elementos que estén rotos, rompen el manto de la máquina; el manto es la parte dura de la máquina, la que tritura, por lo que los amortiguadores -cuando viene un pedazo de uña, por ejemplo- la máquina se vuelve flexible, pero absorbe el impacto, y sin esa pieza estaría rígida y se rompe. Tiene seis de esos elementos, y con dos que están mal, se rompe enseguida el manto. Y en Olavarría se han instalado muchas canteras y hay aumentado, casi duplicaron su producción; las cerámicas están en expansión con tecnología de punta, Loma Negra -donde atiendo las bombas de los hornos- está haciendo otra planta, por lo que hay trabajo realmente", terminó contando César Llorente.