119996

03.09 

Las cortinas metálicas inyectadas son la nueva joya de Metalúrgica Moreira

Hace muchos años años se dedicaba a la metelúrgica pesada, pero desde hace una década el mercado necesitaba respuestas con las cortinas metálicas inyectadas, para casas de familia y para negocios. La tecnología, y el trabajo exclusivo del equipo de Antonio Moreira, hizo todo para responder con calidad y eficacia.  

"Desde hace unos diez años que estamos trabajando mucho con las cortinas metálicas, le apuntamos muy fuerte en realidad, ya que fue cuando compramos la máquina especial para conformar la tablilla metálica. Todo esto va cambiando y lo que pide actualmente el mercado es otra variedad de cortinas, por lo que incorporamos recientemente las cortinas metálicas inyectadas, tanto de aluminio como de chapa, que vienen en distintos colores y dan una prestación muy buena en lo que se refiere a una cortina ya sea para una vivienda como para un negocio" comenzó contando Antonio Moreira, cuya metalúrgica se encuentra desde hace muchos años en el Parque Industrial Olavarría y es, este empresario de origen portugués, uno de los referentes del sector.

"Para las casas de familia estamos colocando fundamentalmente la inyectada, que viene en distintos colores y también viene una muy bonita que es simil madera, por lo que si el frente de la vivienda tiene algo en madera realmente queda muy bonita, muy armónica, y además la cortina no hace absolutamente nada de ruido. Es algo hermoso, que sorprende, porque todos estamos acostumbrados a escuchar que las cortinas golpean o hacen ruido cuando se suben o bajan, y este tipo de cortinas metálicas inyectadas son totalmente silenciosas. Es que el poliuretano que tiene en la parte interior hace de amortiguador, se podría decir, y entonces el ruido no se transmite" continuó contando, sumamente feliz por esta iniciativa de su empresa y por los resultados que están teniendo.

Respecto de cómo suben y bajan, y cómo se manejan, Antonio Moreira señaló que "ese movimiento ascendente y descendente se hace con un motor reductor, que generalmente son tubulares por lo que no se ven ya que está dentro del eje, y tienen un control remoto. Para el usuario no es sólo una comodidad, sino que por los tiempos que estamos viviendo es una gran seguridad para entrar al garaje. Es decir, puede llegar a su casa, dar una vuelta, decide entrar a su casa y entonces levanta la cortina rápidamente, y no tiene necesidad de bajarse del auto" explicó.

En cuanto a las medidas que pueden tener las cortinas metálicas, no sólo para las viviendas sino para los negocios, la pregunta es si en su fábrica adaptan ese producto a las necesidades del cliente. Ante ello, Antonio señaló que "vamos a la obra y tomamos las medidas para hacerle la cortina de acuerdo con lo que nos pide el cliente. Normalmente, se colocan cortinas metálicas microperforadas en los negocios. Eso hace que durante la noche, cuando se deja una luz prendida en el interior, se pueda ver desde afuera y entonces el negocio de alguna manera queda exhibido. Y en la noche tiene seguridad porque por delante tiene la malla metálica, pero puede verse hacia el interior por los pequeños agujeritos".

"Estamos trabajando muy bien en Olavarría con este tipo de cortinas; también en la zona, fundamentalmente en Azul, Bolívar, y dentro de poco debemos ir a Capital Federal a instalar unas cortinas muy grandes de una empresa que se dedica al rubro de los neumáticos, que tiene su local en nuestra ciudad, y nos eligieron como proveedores hace unos cuantos años y lo vamos siguiendo al lugar donde instala sus comercios", agregó Moreira.

Respecto de la metalúrgica pesada, que hace muchos años era casi su carta de presentación, Antonio señaló que "si bien no nos dedicamos tanto a ese sector, igualmente estamos preparador para continuar trabajando. Se incorporó y se dio más importancia al rubro de las cortinas, ya que el mercado exigía que se le diera respuestas, y era una necesidad del momento que fuimos respondiendo a esa demanda" terminó diciendo Antonio Moreira.