119999

03.09 Segu Priv

Son cuarenta años del lado de la seguridad

Segu Priv es una empresa familiar que en sus inicios se dedicaba a la custodia de bienes. Pero con el objetivo de brindar más opciones, amplió su oferta: "Evolucionamos a medida que pasó el tiempo, de acuerdo a los requisitos y a las necesidades de los clientes".  

Segu Priv es una empresa de seguridad privada de la ciudad que cuenta con una importante trayectoria en el rubro. Además, le brinda servicios a distintas firmas reconocidas del medio local, y lleva adelante un trabajo integral con la idea de cubrir las distintas necesidades de los clientes.

Carlos Dambolena, Gerente operativo de la empresa, destacó que "Segu Priv tiene 40 años de experiencia en el rubro de la seguridad, es una empresa familiar que evolucionó a medida que pasó el tiempo y de acuerdo a los requisitos y las necesidades de los clientes. Uno se tiene que ir actualizando tanto en la parte operativa, la técnica y en la capacitación", adelantó, mientras que también se destacó que en el último tiempo avances en la contratación de vehículos y en la renovación de la tecnología que se utiliza.

Además, en Segu Priv indicaron que "tenemos como principales clientes a Cementos Avellaneda, Canteras Piatti, Producciones Industriales, Servicios Olavarría, G&L Internacional, Enaex y el Club Atlético Estudiantes, entre otros".

Por eso, el trabajo es amplio porque dichas empresas se ubican en distintos sectores de la ciudad. Debido a eso, la logística es importante: "El servicio se brinda en toda Olavarría, y por eso contamos con vehículos propios de la empresa; aunque también contratamos remises para realizar los traslados en caso de ser necesarios".

Lógicamente, es un rubro que no tiene descanso. Dambolena indicó que "cubrimos las 24 horas de supervisión, ya que nosotros tenemos gente permanentemente recorriendo y visitando todos los puestos. Eso se hace durante todo el día, en los 365 días del año", dejó en claro el gerente.

En cuanto a esas tareas de supervisión, las mismas tienen distintos objetivos: "No sólo observamos si se está cumpliendo bien el servicio, en cuanto a la tarea que tiene que realizar el vigilador; si no que también vemos cómo está el vigilador. Si cuenta con el handy y linteras, por ejemplo, o si están bien vestidos... es algo integral. De noche, además, tenemos un refuerzo de 20 a 7".

Y, en líneas generales, desde Segu Priv se cumplen con distintas tareas. "Hay dos aristas: una es la seguridad, en cuanto a lo que se puede llamar el ingreso para robar o también por la seguridad de la gente que va a ingresar a planta, ya que hoy se hace mucho hincapié en seguridad e higiene, con lo cual es necesario que cuenten con los elementos requeridos para ingresar a determinado lugar".

"Además, si un vehículo ingresa a ciertos lugares, se constata que el mismo cuente con la documentación y que esté habilitado para hacerlo", comentó Dambolena. En ese sentido, se aclaró que en el rubro en la actualidad "se hace mucha prevención en seguridad; hay puestos que requieren un trabajo de vigilancia, aunque en otros también se realizan distintas tareas administrativas ya que en varias Empresas se realizan tareas como controlar la mercadería que sale".

Por otro lado, para llevar a cabo lo solicitado, desde Segu Priv se busca al trabajador indicado con la idea de cumplir con lo que el cliente desea. "Nosotros trabajamos con una empresa de recursos humanos, a la cual le solicitamos los perfiles de acuerdo a la necesidad del cliente; algunos solamente necesitan recorrer cierta zona, y para ello no es necesario una alta capacitación de personas; aunque en otros necesitamos que la persona esté instruida en seguridad e higiene, que tenga conocimientos en el manejo de informática, y en una oportunidad una empresa extranjera que se vino a radicar a la ciudad nos pidió que la vigilancia tuviese conocimientos de inglés".

Ante eso, Dambolena señaló que "de acuerdo a las necesidades de cada cliente, es el perfil que se busca. En primera instancia nos reunimos con el cliente, vemos el objetivo y cuáles son las necesidades. Se escucha y se analiza lo que la empresa está necesitando, y a partir de ahí hacemos un relevamiento del lugar. Nos acercamos por última vez con la idea de encontrar al nuevo vigilador, o tal vez con la gente que nosotros tenemos podemos abastecer ese servicio. Se va viendo, es muy fluctuante todo".

Igualmente, en Segu Priv "tenemos una base de datos, con lo cual hacemos una selección previa. De esta manera se cubre. Por eso, tenemos que tener todo armado y no salir corriendo a buscar un perfil que tal vez no es el que se necesita para esa función".

"Además, cada persona que ingresa recibe una capacitación básica en lo que es seguridad e higiene. Tenemos una técnico, quien les da una charla previa para que el vigilador conozca cómo debe proceder ante diferentes situaciones generales; después nos adaptamos al cliente, a sus requerimientos, y a las charlas que nos propone el cliente para saber en qué debe estar instruido", señaló Dambolena.

Por todo esto, el personal cuenta con diferentes tareas. "Se trata de satisfacer al cliente en lo que requiera. Por ejemplo cubrimos en reiteradas oportunidades la Bonsifest, que es una noche. Ahora vamos al Campo Hípicos Las Sierras en una competencia que dura tres días; y estuvimos en un evento de vinos en el Centro Cultural, por un espacio de cinco horas".

La historia

La empresa ya cuenta con 40 años de servicios, y entonces son distintas las realidades de cada momento: "Son diferentes tiempos, ahora todo está reglamentado y antes había ciertos grises ya que hoy un vigilador, para cumplir con esa tarea, debe realizar un curso de capacitación que lo emite el Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, aunque también se le entrega un título que lo tiene que revalidad y una credencial".

Además, desde Segu Priv remarcaron que "para ser vigilador no se debe tener antecedentes personales, ni penales. Se hace un psicofísico, y un estudio psicológico" y enseguida dejaron en claro que "tal vez, antes, una persona podía ser vigilador independientemente de su historial. Hoy, se debe contar con un legajo limpio".

A su vez, Dambolena explicó que "esta agencia está habilitada desde hace 40 años, y tiene uno de los primeros legajos". Además, señaló que el comienzo de Segu Priv "fue como empresa de vigilancia en el sector industrial; luego se extendió a diferentes, y con el paso del tiempo amplió los horizontes".

En la actualidad, al menos por ahora, sólo "se hacen trabajos en la ciudad", aunque en la historia hicieron servicios en otros puntos y "está proyectado expandirse". Sin embargo, aclararon que "es un momento difícil, donde debemos cuidar mucho lo que tenemos porque los costos no son los de antes, son importantes para cada uno de los clientes y la actividad se encuentra en un momento de cautela".

Y, en ese sentido, para Carlos Dambolena "nosotros debemos brindar el mejor servicio, para también demostrar que lo que se está pagando no es sólo seguridad, ya que le ponemos un plus a la actividad con la idea de colaborar con el cliente".

Y lanzó un ejemplo: "Trabajamos con GyL Internacional. En ese caso, la vigilancia también tiene un rol importante en las horas donde no trabaja la fábrica, ya que se tiene el control de que haya energía constantemente. Y si se originase una interrupción eléctrica, el vigilador tiene que ocuparse de solucionar el problema o comunicarlo para llegar a una solución; de esta manera estamos asegurando que cuando ingresan los operarios todo esté en perfecto estado para comenzar la producción".

Entonces, en síntesis, con el paso del tiempo cambiaron las formas del rubro: "Antes el trabajo era destinado a la custodia de bienes, ahora se realizan tareas en una forma más integral y alineado con el cliente".