120015

03.09 AZUL

Otro ladrillo (hipercomprimido) sobre la pared

Enzo Baigorria es otro emprendedor azuleño que la pelea cada día. Casi sin dinero compró la maquinaria necesaria para producir ladrillos hipercomprimidos, con los que se pueden construir viviendas de 60 metros cuadrados en apenas 40 días, con llave en mano para su propietario. Resalta el respaldo que le dio Del Curto para trabajar en sus galpones, pero espera un guiño de la Municipalidad para hacer, si fuera posible, un barrio. Así podría comenzar a amortizar su fuerte inversión. Ganas de trabajar no le faltan.  

Enzo Baigorria está abocado desde hace algunos meses a la elaboración del ladrillo hipercomprimido, toda una novedad en Azul y en la zona de influencia. Se trata de un ladrillo atérmico, que no deja pasar el frío ni el calor y que no requiere de mezcla para su colocación. Es una pieza que se encastra y que ya tiene el espacio necesario para poder pasar los caños que permiten desplegar la instalación de servicios de una casa.

"Mucha gente nos ha visitado y se ha interiorizado del sistema; hemos vendido algo, no lo que uno puede esperar a vender porque sabemos cómo está la situación. Tengo vendidos los ladrillos para dos viviendas en Azul, pero recién las vamos a comenzar en octubre. Hay un proyecto para hacer 50 viviendas en lotes privados y estamos armando todo como para poder salir con ese tema con abogado y escribano, inclusive, y otra gente idónea que se va a hacer cargo del tema papeles. Lo de Cacharí se enfrió, pero ahí vendimos 6.000 ladrillos", indicó Baigorria. Por otra parte, explicó que, con vistas de poder desarrollar en todo su esplendor el proyecto, trabaja "día tras día, hora a hora, minuto a minuto".

"Todavía no tengo la posibilidad de stoquear para salir a vender. Llega el fin de semana y me cuesta muchísimo pagarle a la gente; tengo tres muchachos que laburan conmigo y a veces no llego. No tenemos otro apoyo más que el que nos da Gustavo Del Curto, que nos cede los galpones. Estamos esperando que venga alguien y nos diga '¿qué necesitás..?'. No me canso de decirlo: no queremos nada regalado. Hoy me parece que la necesidad de dar vivienda es del Municipio. Si bien tengo contactos y la relación, aún no se ha dado de poder trabajar en conjunto, como que de ellos nos acerquen una propuesta para hacer determinada cantidad de viviendas. Aunque empecemos con dos, tres o cuatro", agregó.

Respecto del ladrillo hipercomprimido, explicó que "este sistema permite levantar una casa de 60 metros cuadrados en 40 días, con llave en mano. Esto existe, está y por eso hoy estoy esperando ese llamado. Nos necesitamos mutuamente con la comuna. Este ladrillo no sólo le puede dar a una familia la solución de acceder a una vivienda, sino que prácticamente no se tienen gastos. Se necesitan dos bolsas de pegamento de piso para levantar una casa".

El microemprendedor azuleño señaló que debe la mayor parte del costo que tuvo a la compra de la maquinaria donde se elaboran los ladrillos, y que esa es una de sus grandes preocupaciones junto con la de poder seguir generando empleo. "Yo compré la máquina sin plata y la tengo que pagar. Todos los días me rompo la cabeza para pensar cómo poder pagar la máquina. Y ahora estoy promocionando la construcción de una vivienda financiada", concluyó Enzo Baigorria.