120016

03.09 AZUL

"La gente continúa apostando al ladrillo"

Gustavo Salerno es el propietario de Don Santo, empresa que se dedica a la venta de materiales de la construcción en Azul. En este sentido, expresó que la industria se ha mantenido a pesar de la crisis económica. La empresa se dedica a la venta de materiales que tienen que ver con lo estructural en una construcción: cemento, cal, arena, estabilizados, fierros, entre otros.  

La construcción sin dudas es una de las industrias más pujantes a nivel nacional. En este sentido hay dos grandes tipos que motorizan la el sector: la obra pública y la privada. Este segundo factor trabaja con grandes obras, pero también con pequeñas construcciones.

Aquí es donde Corralón Don Santo, desde Avenida Piazza 1068, teléfono (02281) 432550, pone la punta de lanza en Azul. Es así que con una trayectoria de décadas esta empresa de venta de materiales para la construcción y fabricación de algunos materiales trabaja a la par de las variables que tiene el sector a lo largo de los procesos económicos.

Por esta razón se consultó a Gustavo Salerno, quien es el propietario del corralón. En un principio destacó que la situación actual de la construcción "en lo que refiere a sus puntos de injerencia no ha sido afectada por la situación económica actual", en relación con "otros rubros que sufrieron los embates". En este sentido, Don Santo se dedica a la venta de materiales que tienen que ver con lo estructural en una construcción: cemento, cal, arena, estabilizados, fierros, entre otros.

En Azul la gente "sigue apostando a invertir en todo lo que es obra y construcción" dijo Salerno, y agregó que una de las inversiones tangibles y seguras en la Argentina "es apostar al ladrillo". Si bien la inversión "de empresarios que invierten en departamentos para vender se achicó un poco, quienes ya se embarcaron en el proyecto no han parado". Esta es una situación que se da en todo el sector, ya que "no sólo nosotros estamos trabajando sino que todos los colegas también", resaltó Salerno.

Esta situación también se ve reflejada "en las cementeras, ya que siempre hay problemas para conseguir el material porque hay bastante demanda" expresó, y además aclaró que hay otros factores que ralentizan la dinámica de abastecimiento.

Los factores de alcance intermedio

En relación con los costos de obra "las cosas aumentan constantemente", dijo Salerno, pero hizo la salvedad de que en el rubro al que se dedica Don Santo los valores en cuanto a las subas, "no se han registrado tanto como otros sectores de la construcción. Nosotros no estamos tan pegados al dólar como sí lo están desde otros sectores, como sí ocurre con los que trabajan con aberturas, chapas, caños y finalización de obra".

Acerca de una proyección de cómo va a estar el mercado, expresó que "en la Argentina no se puede hacer una proyección. Pero es posible que haya una merma pero no como la que se pronosticó; lo vemos todo el tiempo y siempre es fluctuante, pero la construcción siempre tiene la apuesta de la gente".

En cuanto a las personas que emprenden el proyecto de tener su casa, ampliarla o refaccionarla, dijo que "eso sigue constante". Sí hubo un momento que fue cumbre en los últimos años que fue a partir de los programas Procrear y los créditos hipotecarios que se estuvieron dando. "El impacto en su momento fue muy fuerte y ahora los préstamos bajaron en relación con años anteriores". La clase media y trabajadora "fueron nuestros principales compradores durante ese período. Eso hoy ya no existe, porque los préstamos quedaron muy reducidos y al haber semejante inflación está costando terminar la obra", afirmó Salerno.

En síntesis, Salerno expresó que el rubro de la construcción en los últimos años ha bajado levemente en relación con los pronósticos. La industria sigue vigente y en Azul se pueden ver emprendimientos inmobiliarios que requieren de la venta de materiales que motorizan, de alguna manera, la economía.