120018

03.09 TANDIL

Dacovich: "Las Pymes son el gran motor argentino"

Gustavo Dacovich es, desde mayo del 2016, presidente de la Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas de Tandil. Por ello, y en el marco de celebrarse un nuevo Día de la Industria, dialogó con Nueva Era respecto de las Pymes locales, las crisis que atraviesan y el trabajo diario que desempeña, acompañando a los distintos emprendedores.  

El presidente de Apymet, remarcó que en Tandil el sector económico se ha segmentado enormemente. Por ello, a la actividad turística, informática y comercial, hay que agregarle la parte industrial que, sin dudas, compone un alto porcentaje de los ingresos económicos de la ciudad. "Y tener en cuenta esto último, implica incluir todos los rubros no solo metalmecánicos, sino lo que son las empresas de construcción, textiles, de cuchillos y alimenticias, entre otras, que tienen un peso importante en la industria local", explicó Dacovich.

El presidente de la Asociación, hizo hincapié en que la crisis actual, a nivel nacional, hace que las Pymes vivan una gran incertidumbre. "Nos pone mal no tener ningún tipo de certeza. No sabemos cuánto vamos a tener de inflación; primero te dicen el 10, después el 15 y luego el 30. Somos una sociedad tan compleja en todos los sentidos, que hay mucha gente que festeja que el otro se equivoque, y yo no festejo que alguien se haya equivocado al respecto. Al contrario, me pone en vilo frente a mi empresa y a muchas industrias", dijo.

A pesar de no saber las razones de la ligereza con que los que deben tomar las decisiones lo hacen, Gustavo afirmó que, al igual que mucha gente, estaba atento a las medidas que se vienen implementando. "Tenemos realmente una gran incertidumbre. Además, esto trajo aparejado que muchas empresas de toda índole, empezaran a colocar fondos en plazos fijos, en los bancos, en lugar de generar actividad", contó. Y agregó: "Cuando eso pasa, también empieza a cesar la actividad y a haber problemas reales. Es un efecto dominó en el cual terminamos perjudicados los últimos eslabones de la cadena, que somos las Pequeñas y Medianas Empresas".

Las Pymes dependen mucho del sector privado y del estatal. "Nosotros tenemos muchas empresas que trabajan, están ligadas o interactúan constantemente, económicamente, con entes nacionales y provinciales. Y sus ingresos dependen, en gran porcentaje, de las actividades que estos desarrollan. Cuando estos bancarizan el dinero, en vez de hacer construcciones, aumentar sueldos o invertir en sillas, o lo que fuere, todo esto pasa a ser un problema, lo que provoca más incertidumbre", remarcó.

Acompañamiento

Apymet es una Asociación que representa a las pequeñas y medianas empresas locales. "Cuando se fundó en el año 1979 (este año cumplió 48) se formó en base a las metalúrgicas. Es decir, que estaba formada por todo aquel pequeño metalúrgico que se desprendía de Metalúrgica Tandil. Con el pasar del tiempo y los andariveles de la Argentina, fue que esto se transformó en una Asociación de Pymes, en general. Y ahora hay representantes de todos los sectores. Nosotros, que somos una empresa constructora, también hay textiles, alimenticios y de la industria de todo lo que son los muebles, entre otras. Se ha diversificado, por una cuestión de ser de la economía lugareña", narró.

Así, como entidad que acompaña el emprendedurismo, sobre todo, han participado en promociones, han brindado ayuda en habilitaciones, o cuando ha habido algún problema gremial y además, realizan capacitaciones. "No actuamos en otras entidades porque tampoco tenemos la capacidad y la cantidad de gente participante. Pero igualmente, los acompañamos en todos los sentidos y, constantemente, se los capacita, pero más que nada basado en el emprendedurismo", dijo.

Respecto de las Pymes locales, "de a poco se está formalizando el tema de centralizarlas en un lugar, que va a ser el Parque Industrial. El cual, a su vez, está administrado por un ente consorcial, que viene haciendo muy bien las cosas. Entonces, en lo que es infraestructura, habría que terminar de llevar todo lo que son servicios, porque hay partes en las que faltan", explicó. Y agregó: "También hay problemas de dominio. Sé que se han tomado cartas en el asunto y no digo que están próximos, pero viene bastante encaminado para que en un mediano plazo, esto se vaya solucionando".

El actual presidente de la Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas de Tandil, también hizo hincapié en la buena relación que guardan con el gobierno local. "En general, hoy, con la gente que está en Desarrollo Local, que se ha renovado aproximadamente hace un mes y medio o dos meses, tenemos una fluidez de trato y de relación importante. Nos sentimos escuchados y, creo, que ellos se sienten acompañados. Lo que nos permite trabajar en conjunto, que es lo que se quiere. Yo tengo una teoría bastante simplista que dice que si dejamos los egos aparte, es mucho más simple hacer todo", expresó.

Medidas a nivel

nacional y provincial

Ante la situación actual que viven las Pymes, Gustavo, no duda en decir que "la principal política económica que debería tomar el gobierno, es la de sentar a todos los actores en una mesa. Creo que la gente que muchas veces toma decisiones, está muy capacitada y tiene muchos diplomas, pero la realidad es que están lejos del contexto general. Están formados en grandes universidades, han trabajado en grandes empresas, pero están apartados del motor económico argentino, que son las Pymes". Y recalcó: "Las Pymes son el gran motor argentino. Constantemente escuchamos a cuanto gobierno que asume decir que van a apoyar las Pymes, pero no lo hacen. Hay una real desidia con el interior. Si me preguntan si tenemos miedo, contesto que no porque hemos convivido con esto toda la vida, hemos decidido ser emprendedores, pequeños empresarios, Pymes, con todos esos obstáculos y vamos a seguir adelante con nuestros proyectos, porque dentro de uno está eso del querer hacer, del querer triunfar teniendo una empresa".

En cuanto a medidas jurídicas, "el tema de los juicios laborales es una problemática constante debido a que hay una industria del juicio. Hoy está más tranquilo todo eso, se ha aquietado. Por ahí el Ministerio de Trabajo está haciendo bien las cosas y empezó a prevenir, a andar más en la calle y nos informan para que las Pymes tengamos las cosas como corresponden. En otro momento quizás no pasaba y todo eso se convertía en un ida y vuelta jurídico", contó. Y añadió: "Creo también que hemos madurado, en parte, y se puede hablar y dialogar. Aunque no siempre. En mi Pyme nosotros dependemos totalmente de nuestros empleados y somos conscientes de la importancia que tenemos para ellos. Nos cuesta mucho tener abierto todos los días, en todos los sentidos; Pero cuando ves que estamos todos, que apuntamos al mismo objetivo, todo se hace más simple, más llevadero".

Gustavo Dacovich tiene una visión muy positiva de las cosas, por lo que considera que todo va a mejorar, a cambiar, y que dicha etapa es un medio para llegar a un buen fin. "Lo que espero es que llegue lo antes posible. Está bueno ser positivo, pero tampoco ser ingenuo. Ya eso es otra cosa. La ingenuidad pasa a ser demoledora para el pequeño empresario, porque no te deja tomar decisiones como corresponde. Y acá hay que tomarlas todos los días porque no es fácil de por sí. Tenés la lucha cotidiana con la competencia, con que tu producto salga como corresponde, y a eso tenés que agregarle que todavía no tenés fuente de financiamiento, ni para poder ofrecer tu mercadería en el mercado. Es complejo e incierto" dijo.

En las Pequeñas y Medianas Empresas, la interacción entre los obreros y el patrón, es más real. "En mi caso todos nos conocemos, sabemos cuántos hijos tiene el empleado y este sabe cuántos hijos tiene el patrón. ¡Hasta los cumpleaños! En el caso nuestro, ganamos una licitación y vamos a cenar todos juntos. Es algo que creo que lo podemos hacer porque somos una Pyme. Yo no sé si podría hacerlo de otra forma, porque es un mundo que desconozco. Soy esto", expresó.