120071

03.09 

Una enfermedad muy contagiosa, que inflama las meninges

La meningitis en la Argentina es de baja incidencia (menos de 200 casos anuales) y se da en forma endémica, con brotes esporádicos. 

Los casos se presentan habitualmente en menores de dos años de edad, especialmente en los menores de 1 año.

Pero la enfermedad, provocada por la bacteria Neisseriameningitidis, es una enfermedad muy contagiosa que causa la inflamación grave de las meninges, las finas membranas que recubren el cerebro y la médula espinal.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en los últimos 20 años se han reportado cerca de un millón de casos sospechosos en todo el mundo y 100.000 personas han muerto a causa de la enfermedad. La región más afectada es África, sobre todo en la franja conocida como el cinturón de la meningitis, que cruza el continente de este a oeste, desde Senegal a Etiopía.

La infección se transmite solamente de persona a persona, a través de gotas de saliva. Por eso, un clima seco y ventoso fomenta su propagación: la garganta se irrita y deja de actuar como barrera para las bacterias. El hacinamiento, por ejemplo en campos de refugiados, es otro factor de riesgo.

Los síntomas dependen de la edad del enfermo. Los niños mayores de 1 año y los adultos pueden tener fiebre, intensos dolores de cabeza, fotosensibilidad o rigidez de nuca, y en las formas graves, coma, convulsiones o alteraciones neurológicas. Los niños menores de 1 año presentan normalmente irritabilidad, fiebre, hipotermia y una alteración del estado general (como vómitos o rechazo de alimentos). La muerte puede sobrevenir a las pocas horas de la aparición de los síntomas y sin tratamiento pueden morir hasta un 50% de las personas infectadas.