120402

08.09 

Ante las nuevas medidas la soja volvería a tributar cerca de 30 por ciento de retenciones

De aquí a 2020 se espera recaudar USD 348.000 M. La soja arrancaría pagando casi 30 % y los cereales, 10,5 %.

Apuntada como la potencial víctima mayor durante meses, finalmente la soja quedó afectada en el río revuelto de la economía argentina, tras conocerse las medidas que tomó el Gobierno para reducir el déficit fiscal. La restitución de las retenciones le aportará a las arcas oficiales unos $ 280 mil millones en 2019, según los cálculos de Hacienda. La soja volvería a tributar cerca de 30% de retenciones.

El Gobierno hizo el anuncio el lunes 3 de septiembre, que quedó efectivo el martes 4 con la publicación en el Boletín Oficial del decreto 793/2018. Allí se fija un derecho a la exportación de 12% para todas las mercaderías comprendidas en las posiciones arancelarias de la Nomenclatura Común del Mercosur (NCM). Y lo establece temporariamente: hasta el 31 de diciembre de 2020.

Según precisó el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, se adelantará el esquema de baja de la alícuota para las exportaciones de poroto, harina y aceite de soja, y al mismo tiempo, todos los productos que se exportan tendrán retenciones.

Fórmula La fórmula es que para los granos sin industrializar (soja, maíz, trigo, girasol, sorgo, etc.) el Estado se quedará con 4 pesos por dólar exportado, mientras que para los productos con mayor valor agregado (aceite, harina, carnes, etc.) el valor será de 3 pesos por dólar.

La soja tuvo una reducción de la alícuota de 25,5% al 18% pero sobre éste se aplicará el gravamen general de $ 4 por dólar que ahora tributarán el maíz, el trigo y todos los demás granos, lo cual representa un 11% adicional y lleva a la soja a tributar casi el 30%.

Ese gravamen de "$ 4 por dólar para las exportaciones primarias" redundaría en que los otros dos principales cultivos, el maíz y el trigo, que desde diciembre de 2015 habían dejado de pagar retenciones del 20 y 23%, respectivamente, pasarán a tributar un 11% aproximadamente.

Asimismo, se hizo una distinción para productos industrializados, que pagarán $ 3 y no $ 4, como estímulo al agregado de valor de todos los productos que se vendan al exterior.

Esos 3 ó 4 pesos por dólar se establecen como topes. Eso deriva en que a medida que el tipo de cambio suba, el porcentaje baja. Y lo que con un dólar a 40 pesos es 12%, con un dólar más alto la alícuota se reduce.

El riesgo para los exportadores, en rigor para toda la cadena de productores vinculados a precios con ventas al exterior, es que si el dólar baja el porcentaje de la retención sube.

El documento oficial está firmado por el presidente Mauricio Macri; el jefe de Gabinete, Marcos Peña; Dujovne; el ministro de Producción, Dante Sica; y el ahora secretario de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere.