120973

20.09 | Policiales En Capital Federal

Sospechoso robo de $10 millones frente a las oficinas de inteligencia

Ocho ladrones entraron a su casa aprovechando que estaban en obra. Ocurrió frente a oficinas de la AFI.

Christian se había mudado con su familia hace ocho meses al barrio de Villa Ortúzar para estar más seguro, ya que enfrente funcionan oficinas de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y, se supone, hay más vigilancia. Pero el miércoles a la tarde sufrió un asalto del que nunca se olvidará: ocho ladrones se llevaron 250 mil dólares y 300 mil pesos de dos cajas fuertes, lo que totaliza una cifra de más de 10 millones de pesos.

Parte del dinero era por un juicio que había ganado por mala praxis en el nacimiento de su hija, que hoy tiene 12 años. Por ese motivo, estaba realizando refacciones en la propiedad, situada en avenida de los Incas al 3800, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de la chica.

La obra alentó los planes de los asaltantes, que entraron vestidos como albañiles y amenazaron a los trabajadores con armas de fuego. Eran las 13.30. A los 40 minutos llegó el dueño, quien fue golpeado y maniatado.

"A la caja fuerte más grande la abrieron con una amoladora y con una maza; había 250 mil dólares y 250 mil pesos. En la otra tenía 50 mil pesos para pagarles a los albañiles", contó Christian esta mañana a los medios y precisó que los ladrones "estuvieron cuatro horas", en las que además saltaron hacia una casa lindera y le "robaron al señor de al lado, le pegaron, lo maniataron, lo amordazaron, ahora está en el hospital".

"Cobramos un juicio que fue por una mala praxis que le hicieron a mi nena cuando nació, ahora tiene 12 años. La plata la estamos utilizando para beneficio de mi nena, para darle una mejor vida. Le estamos haciendo una pileta climatizada porque necesita hidroterapia. También le estamos haciendo la rampa al garaje para poder meter la camioneta junto con ella y la silla de ruedas", contó.

El hombre indicó que las cámaras de seguridad "no estaban conectadas por la obra" y relató que los delincuentes "estaban re tranquilos, eran totalmente profesionales, tenían un plano de la casa y hasta se llevaron champagne de la casa de al lado para después festejar".

"Pensé que era el lugar más seguro para vivir... da todo el indicio que estaba la zona liberada", se quejó Christian, quien añadió que ahora su esposa "quiere terminar las refacciones y vender la casa".

El caso es investigado por la Policía de la Ciudad y la Fiscalía Correccional N°11 a cargo de Juan Necol. (Clarín)