122380

18.10.2018 | La Madrid Se realizó durante el último fin de semana

Primera motojuntada de "Los Crotos de la RP 86"

Más de 50 moteros de diversos puntos participaron del encuentro que culminó con una gran caravana y un recital en la plaza San Martín. Los organizadores piensan repetir la experiencia.

Durante el fin de semana Largo, La Madrid fue sede de la primera motojuntada organizada por "Los Crotos de la RP 86". Los integrantes de la agrupación quedaron conformes con el evento y ya planifican repetir la experiencia el año venidero. "Muchos amigos nos visitaron y eso nos entusiasma", contaron, destacando que llegaron moteros de diversos puntos, quienes pudieron disfrutar de las propuestas.

Más de 50 motos llegaron desde distintas partes del territorio bonaerense y de otras provincias del país, y se juntaron en el Balneario Eduardo Baraboglia. La unión y la camaradería fue la constante de las tres jornadas.

El momento más importante fue sin dudas la caravana que se realizó hasta la plaza San Martín, donde se pudo disfrutar del recital del grupo Viejo Nogal.

Buenas rutas

Luis, Guillermo y Hugo son integrantes del Club Motos y Viajes que reúne a entusiastas de La Plata, Quilmes y otras ciudades de la zona.

"Nuestra agrupación se formó en 2011. De a poco se fue sumando gente que más allá de donde provengan o de la cilindrada de cada moto, lo importante es que le guste viajar y disfrutar de este ambiente", contó Luis. "El único requisito para participar del club poder disfrutar y compartir con la moto o lo que puedas", sumó Guillermo. "Lo fundamental es tener ganas de andar en moto y estar con gente que es como uno, apasionado por esto", agregó Hugo.

"Cuando uno anda en auto y llega a una estación de servicio el playero sólo lo saluda, pero cuando andas en moto te preguntan de dónde sos, adónde vas e inclusive muchos viajes se arman así", coinciden.

El Club Motos y Viajes ha recorrido distintos puntos del país: del norte al sur, y del este al oeste. "Normalmente los viajes largos se hacen en motos de baja cilindrada. Siempre apelamos al criterio y al sentido común, y la gente se engancha... a nosotros nos gusta viajar, participar de encuentros y exposiciones, pero siempre ponemos por delante a la familia, y la moto pasa a ser algo secundario", aseguran.

Para comenzar a realizar los viajes, estos hombres que tienen una vasta experiencia, recomiendan "siempre tener los papeles en regla, llevar los elementos de seguridad acordes y que la moto esté en condiciones". Y "siempre, siempre, respetar las normas de tránsito".

Inclusive dan un secreto: cuando se encuentran a un motero de experiencia parado a la vera de la ruta y el casco está por detrás es porque tuvo algún inconveniente y está intentando solucionarlo.

"La gente que tiene buena onda con los moteros te ayuda y te da una mano en cualquier circunstancia, y eso ayuda a fomentar esta pasión", recalcan.

"Mi primer moto fue a los 18 años, una Siambretta usada, desde entonces nunca más me bajé", dice Luis. "A mí me gusta andar en moto por la camaradería y por la gente que conocés. Y cuando te cruzás a alguien y te pone las manos en V deseándote buenas rutas es impagable", apunta Guillermo. "Cuando salís a andar en moto lo podés hacer solo, pero siempre te encontrás con alguien que te acompañe y los destinos pueden cambiar; en cambio en el auto salís y llegas al lugar predestinado", termina Hugo.