123045

04.11.2018 

Corazonada 9 de Arrebatando Lágrimas para "revalorizar el paso del tiempo"

Este domingo a las 21 se presentará en el Teatro Municipal. Se trata de un espectáculo donde alrededor de 90 personas estarán en escena compartiendo su arte.

"Cada Corazonada nos toca muy profundo a los que estamos hace mucho", manifestó Ariel Rodríguez, referente de la Murga Arrebatando Lágrimas a El Popular en relación con la presentación que se hará el próximo domingo 4 de noviembre desde las 21 en el Teatro Municipal.

En el show, donde habrá alrededor de 90 personas implicadas en escena, técnica y preparación de la presentación, se contará la historia de cinco personajes, abuelos y abuelas, y por ello la propuesta se denomina "Que florezca la memoria". En el show, "tratamos de ensamblar la percusión, el baile, el coro, los monólogos, la percusión convencional, el maquillaje, vestuario, iluminaria, personajes, y textos", contó Ariel.

Junto a ellos estarán presentándose Juan José Vilches, María Alejandra Roldán, Mariano Roark, Josefina Vitale, Paula Popp y Mariano Gregorini. "Son artistas que le dan la nota de color, es muy lindo. Todos los años invitamos a diferentes para que dejen su huella y son quienes nos han ido acompañando en el hacer", explicó Rodríguez.

Las entradas estána la venta en la boletería del Teatro y tienen un valor de 150 pesos a excepción de los menores de 10 años que no abonan.

"Revalorizar el paso del tiempo"

La Murga cumple sus 19 años en este 2018. En este camino, tratan de "revalorizar el paso del tiempo" y los caracteriza "la coherencia de una agrupación que le ha cantado a la trama del tejido social que busca e investiga qué decir para pensarnos como sociedad más justa e igualitaria", explico el referente murguero. "Nuestro arte sobre eso tuvo la estructura fundamental porque elgimos que nuestro arte no solo sea vehículo de show sino que queremos proponer pensamiento reflexivo, creativo, colectivo".

Y para finalizar remarcó que "cada Corazonada nos emociona, nos desequilibra porque cada paso que damos, nos lleva es saltar cada vez más alto y a jugárnosla siempre, aunque no sepamos si el piso está debajo".