123069

02.11.2018 | Policiales 

Crimen en Tandil: testigo clave complica a uno de los detenidos

Un testigo clave en el caso del crimen de Jorge Bustamante en Tandil complicó a Nahuel Morales, el detenido que confesó el hecho pero negó su participación en el asesinato, y descomprimió la situación de otro de los imputados, quien aseguró que al momento del hecho estaba con su novia.

Se trata del dueño de una casa del barrio La Movediza, en donde Morales y Ángel Tami (dos de los detenidos por el hecho) supuestamente pergeñaron el crimen.

Según publicaron medios locales, el hombre sostuvo que la noche de la desaparición de Bustamente, Nahuel Morales, su hermano y Ángel Tami se encontraban en su casa, y escuchó como planearon todo.

Según consignó, Nahuel comenzó a chatear con la víctima para acordar el encuentro, y una vez que lo logró, acordó con los otros dos sobre cómo iban a asaltarlo.

Más tarde, el hermano de Morales se fue de la casa, mientras que Nahuel y Tami salieron en moto al encuentro con Bustamante, y este último llevó consigo un bidón con nafta.

Tiempo más tarde, según el testimonio del dueño de la casa, ambos regresaron y le contaron con lujo de detalles lo que habían hecho, excepto -afirmó- que habían matado a la víctima.

Esta declaración complica aún más a Morales -quien en primera instancia había confesado su participación en el robo -pero declaró que del asesinato se encargaron Tami y Emanuel Ramírez, un joven que asegura haber estado con su novia a la hora del hecho, y que con esta declaración quedaría prácticamente fuera de la mira de la Justicia.

Ramírez había denunciado que su inclusión en el relato de Morales se debía a que el abogado de éste, Claudio Castaño , se quería vengar de él por una relación íntima frustrada. Ahora deberá ampliar su acusación.

Jorge Bustamante, de 24 años, estuvo desaparecido casi una semana, luego de que su auto fuera hallado incendiado en el barrio La Movediza, de Tandil. Luego su cuerpo fue encontrado en un arroyo, en las afueras de esa ciudad.

Días más tarde, Morales se entregó a la policía y confesó su participación en el hecho, aunque se limitó a sostener que era una suerte de "entregador" que llevó a Bustamente al lugar con la excusa de mantener un encuentro sexual a cambio de cocaína, algo que había hecho en otras ocasiones.

Fuentes judiciales señalaron que en su declaración, Morales contó que planeó asaltar a la víctima junto a dos amigos suyos , pero dio a entender que el hecho se fue de cauce cuando Bustamante reconoció a sus asaltantes y que ellos lo estrangularon y lo mataron a golpes en la cabeza con una rueda de auxilio.
Fuente: (DIB) JG