123481

13.11 | Información General 

Los estatales también recibirán un bono de $5.000 y sumarán un 10% de aumento

El beneficio abarca a 140.000 empleados del sector público, pero deja afuera al PAMI, Anses y empresas estatales.

Cuando todo parecía indicar que se iba a mantener intransigente ante el reclamo de los gremios para reabrir las paritarias, el Gobierno decidió ceder y otorgó una compensación paritaria para los estatales del 10%, además de un bono de fin de año de $ 5.000 similar al que recibirán los trabajadores del sector privado.

Con esta medida, el Gobierno contuvo el reclamo de UPCN, uno de los gremios con más afiliados en el sector público, pero no logró conformar al siempre combativo ATE, que analiza realizar una medida de fuerza "antes de fin de año", según adelantó a Clarín su jefe Hugo "Cachorro" Godoy.

La medida fue oficializada al cabo de la reunión que mantuvieron el vicejefe de Gabinete, Andrés Ibarra, y el secretario de Trabajo, Jorge Triaca; con el jefe de UPCN, Andrés Rodríguez, en el edificio de la Secretaría de Modernización.

Aunque se barajó la posibilidad de que fuera de 6 mil pesos para los trabajadores de menores ingresos, finalmente el bono será del mismo monto para todos los trabajadores, sin diferenciación de jerarquías ni de remuneración; y también idéntico al que Mauricio Macri dispuso por decreto para el sector privado: un plus de $5 mil por única vez que se abonará con el salario de diciembre.

Según confirmaron fuentes oficiales, alcanzará a 140 mil trabajadores de la Administración Pública Nacional, por lo que demandará una inversión cercana a los 700 millones de pesos. 

Este universo de trabajadores contempla personal de Presidencia, Ministerios y organismos descentralizados. En cambio, no incluye a los estatales provinciales y municipales, del Poder Judicial y del Congreso, ni tampoco de organismos como el PAMI, INCAA, ANSeS, y de entes y empresas públicas, que tendrán una negociación aparte. Lo mismo que el personal de Fuerzas de Seguridad, que ayer se aseguró el mismo plus que los estatales tras una negociación (ver aparte).

En tanto, otra vez volverá a quedar excluido del beneficio el personal político.

Pero el Gobierno sabía que, sólo con el bono, iba a ser muy difícil contener el reclamo de los líderes gremiales. Por eso decidió activar una cláusula prevista en la última paritaria firmada en junio, donde se acordó la posibilidad de una compensación ante la pérdida del poder adquisitivo de los salarios, que en el caso de los estatales, según el INDeC, fue de 9,2 puntos en los primeros ocho meses del año.

Ibarra tomó nota de este dato y, frente al reclamo de la reapertura de paritarias que hicieron los gremios, ofreció un incremento del 10 por ciento en dos cuotas: 5% en diciembre, que se cobrará en enero; y otro 5% en febrero.

De esta manera, los estatales que en mayo de 2018 cobraban menos de 40 mil pesos tendrán un incremento paritario del 25%, luego del 15 por ciento otorgado en junio pasado.?

A este porcentaje se le debe agregar las tres sumas no remunerativas que el Gobierno ya había concedido: $2 mil en julio, $2 mil en octubre y $4 mil en noviembre.

En tanto, para los que ganaban entre 40 mil y 100 mil pesos, esta vez el incremento será mayor que en junio: se les dará el mismo porcentaje y no mediante una suma fija -$6.500- como ocurrió en la paritaria.

La suba fue convalidada por el jefe de UPCN, Andrés Rodríguez, quien en diálogo con este diario aclaró que no fue una decisión unilateral del Gobierno sino que se dio "producto de una negociación, de común acuerdo". "Nadie puede estar conforme en Argentina con el valor de los salarios, pero en una coyuntura muy compleja, en la que todos los sectores están sufriendo el impacto de la economía, es un alivio y una recuperación: un avance", expuso el dirigente ante este diario.

El que no se mostró satisfecho fue Godoy, de ATE, quien aseguró que "un bono y un aumento del 10 por ciento en cuotas no mueve la aguja de la recuperación salarial". "El retraso sigue siendo enorme", consideró. Al tiempo que indicó que, en respuesta a la decisión del Gobierno de no reabrir la discusión paritaria, en su gremio "se analiza la posibilidad de una medida de fuerza para antes de fin de año".

Godoy, al mismo tiempo, denunció que no fueron invitados a la reunión con Ibarra. En ese cónclave no pasó desapercibida la presencia del ministro de Producción, Dante Sica; quien apuró el paso tras la reunión de Gabinete que encabezó Macri, y se sumó a la foto.

Enfrentado a Triaca, Sica quiere transformarse en el único interlocutor válido con los gremios antes de que el secretario deje el cargo. En este contexto, nadie se anima a apostar que el ex diputado resista hasta diciembre. (Clarín)