123546

14.11 

Día Mundial de la Diabetes

Mantener un peso adecuado, con alimentación saludable y actividad física regular, puede evitar o retrasar su aparición. 

Cada 14 de noviembre se conmemora el Día Mundial de la Diabetes, una oportunidad para informar y concientizar acerca de esta enfermedad que padece casi el 10% de la población en todo el globo y constituye la séptima causa de muerte.

A nivel global se registran cambios en el estilo de vida que incluyen un marcado sedentarismo y mayor consumo de alimentos con alto contenido de grasas, azúcar y sodio. Todo ello contribuye al incremento general del sobrepeso y la obesidad, lo cual consecuentemente provoca un aumento en la prevalencia mundial de la diabetes. Este 14 de noviembre, el Municipio a través de la Secretaría de Salud adhiere a la conmemoración del Día de la Diabetes justamente para sensibilizar a la comunidad sobre la modificación de tales hábitos, para mejorar nuestra calidad de vida y prevenir esta enfermedad.

Como complemento y por iniciativa del Capítulo Atlántico de la Sociedad Argentina de Diabetes (ATLANSAD), el Palacio municipal San Martín será iluminado de color azul, en consonancia con los más de cinco mil monumentos y edificios de más de 90 países en todo el mundo: símbolo de faros de esperanza y concientización para las millones de personas que viven con diabetes, para los que corren el riesgo de desarrollarla, para las familias de enfermos y para toda la población año tras año.
Diabetes

Es una enfermedad crónica que se caracteriza por presentar niveles elevados de azúcar en sangre (glucemia) que pueden dañar las arterias y algunos órganos. Si no es tratada adecuadamente, estos niveles alcanzan valores excesivamente altos que provocan complicaciones agudas (a corto plazo): hipoglucemias, cetoacidosis diabética, coma diabético; o crónicas (a largo plazo) como retinopatía diabética,  nefropatía diabética, neuropatía diabética, enfermedad vascular periférica y en el sistema cardiovascular.

Existen dos tipos de diabetes: DBT tipo 1 comienza generalmente antes de los 30 años. Su tratamiento requiere seguir un plan de alimentación adecuado y la aplicación de inyecciones de insulina. La DBT tipo 2 es su forma más común. Suele presentarse después de los 40 años y en general es consecuencia del sobrepeso, la obesidad, la mala alimentación y la falta de actividad física. Su tratamiento se basa en un plan de alimentación y actividad adecuado para normalizar el peso, agentes orales y/o insulina para el control glucémico.

Las personas mayores de 45 años, con familiares DBT 2, sobrepeso/obesidad, hipertensión, dislipemia, con enfermedad cardiovascular, diabetes durante el embarazo o un hijo que haya nacido con un peso superior a los 4 kg tiene un riesgo mayor de tener diabetes y está recomendado que hagan controles periódicos de su glucemia. La diabetes puede tener un largo periodo asintomático y la única forma de detectarlo precozmente, disminuyendo el riesgo de complicaciones, es haciéndose los controles.

Mantener un peso adecuado, con alimentación saludable y actividad física regular, puede evitar o retrasar su aparición además de facilitar el control y minimizar el riesgo de complicaciones en quienes la padecen. Un mal manejo de la enfermedad  se asocia a compromiso del corazón, cerebro, riñón y ojos entre otros.

Este 2018 el lema de la campaña mundial es Familia y Diabetes, con motivo de promover el papel de la institución familiar en la gestión, cuidado, prevención y educación de la diabetes.