124835

13.12.2018 Proyecto institucional

Santa Teresa: murales que dejan huella

Los alumnos de sexto año del Instituto Privado Santa Teresa realizaron un mural en la sala de arte con el objetivo de dejar, "un legado" en su institución. Ese lugar, para cada estudiante es el espacio donde el arte fluye y por eso en sus paredes representaron mediante un astronauta, la creatividad que florece de la mente del hombre.

El colegio Santa Teresa de Colonia Hinojo cuenta con una sala de arte renovada. Los estudiantes del último año del Secundario quisieron dejar "un legado" a su escuela, una marca con su sello propio. Es por eso que junto a la profesora Pamela Bardy diseñaron y pintaron a imagen. Como fondo se refleja el universo que, según contó la docente junto a los alumnos, simboliza "la totalidad del espacio y del tiempo", un astronauta que refleja "a un personaje universal, sin género ni edad" y de su cabeza se expanden planetas, extraterrestres, flores, ideas, pintura, estrellas, pájaros, etc. "Es la representación de la creatividad que florece de la mente del hombre". Y por último, se realizaron algunas constelaciones del mapa celeste que se encuentra en nuestro hemisferio sur.

El boceto que finalmente quedó plasmado en el mural se impuso con mucha fuerza, el mismo contempla la figura humana como protagonista más allá de su género. Según contaron, bajo esta idea se volvió a pensar y resignificar el hecho de que el arte "abre cabezas", "permite desarrollar la creatividad" y "distenderte".

Arte y cultura

En todos los años siempre se manifiesta esta necesidad de los adolescentes aunque depende del grupo humano y de cómo se sucede el año escolar como para poder llevar a cabo un proyecto de esta índole. "La manifestación artística justamente permite construir cultura y se encuentra reflejada desde tiempos inmemoriales", expresó Pamela quien junto a los egresados del año pasado realizó un mural de Santa Teresa a gran escala en el ingreso a la institución.

"Pensamos de esta manera en todos los espacios posibles dentro y fuera de la escuela, en la manera de conseguir los materiales y herramientas, en las imágenes que se deseaban contar" y en esta oportunidad las paredes de la sala de arte lucen llenas de color. Es un espacio que se utiliza tanto en el nivel primario como en el secundario, en donde concurren los niños/as y adolescentes para tomar clases. "La sala es un espacio adecuado para poder trabajar de manera dinámica y es una privilegio contar con una sala así dentro de una escuela que además está anexada a una sala de música, que antiguamente era el sector de planchado de las hermanas ya que del lado de atrás de la sala se encuentra la lavandería", comentó la docente sobre el imponente edificio escolar.

Más murales

La sala de arte siempre es bien recibida por lo chicos, "les encanta ir allí porque plantea una dinámica totalmente diferente por la distribución de los bancos y mesas y se trabaja bajo la lógica de taller, tener una sala permite guardar materiales de diferentes texturas, tamaños y formas, reciclables o no, que siempre llaman la curiosidad de todos", expresó Pamela.

El proyecto se desarrolla en la materia arte que se brinda en el último año del secundario, esta materia está pensada como una articulación y profundización de saberes construidos por los estudiantes en la área Plástica-visual del Ciclo básico y superior. El principal objetivo es que "el estudiante produzca y analice imágenes apropiándose de los procedimientos, componentes formales, entendiendo las condiciones de producción de las mismas, en vinculación con la intencionalidad de la propuesta".

Uno de los objetivos más grande de la materia es los estudiantes aprendan a desarrollar la capacidad "de construir sentido por medio de las imágenes, reconocer las preexistentes y proponer nuevas metáforas, dando cuenta de los rasgos que las definen".