125265

23.12.2018 | Información General Suplemento FINDE

"La idea es construir una identidad candombera de frente a la negritud"

Desde "Laten las Lonjas", Ezequiel Sarazola dice que "nuestra llamada está creciendo" y se planta con objetivos claros y una meta desafiante: conformar un cuerpo de comparsa completo. La agrupación atrae, de manera pendular, a unas 30 personas que "van y vienen". Y el artista habla de conectar y de encontrar maestros en lugares verdaderos sobre esto

"Es una fuerza con la ancestralidad que tiene el candombe, que está impresa en su musicalidad y en una búsqueda de la libertad. Cuando uno logra conectar con ese santo, con esa energía de libertad real hay una plenitud y una soltura que no tiene precio. Es muy bello poder conectar", dice Ezequiel Sarazola y sus palabras saben a tambores y a danza africana. Integra Laten las Lonjas, la agrupación olavarriense que comparte la pasión por el candombe. Tienen objetivos, desafíos, sueños y la decisión firme de constituirse como un cuerpo de comparsa completo.

"La idea es construir una identidad candomera de frente a la negritud, frente a los verdaderos referentes afrodescendientes, afrouruguayos, que están acá y no fijándonos tanto en otro tipo de linea candombera" y pensando ya en la llamada "Qué calor hace en abril" que habilita a la re-unión y a la comunión.

Con ese ritmo buscan espejarse en Juan Candamia, que tocó en La Fantasía Negra, con Rubén Rada o David Lebón, entre tantos otros y es uno de los grandes referentes que tiene el candombe por estas latitudes.

Fenómeno folclórico

"Sus tambores y la magia que él tiene de toda una vida de candombe y el contagiarnos un poco de esa materia, no tiene que ver tanto con la musicalidad sino con el marco, que es lo que buscamos siempre, el marco, el contexto y no transformar el candombe en un inicio sino tratar de respetarlo como era y tiene que ser: un fenómeno folclórico", reflexiona Sarazola.

Es una fuerza que están cultivando desde Olavarría y que se nutre de referentes con años de experiencia. "Ahora el candombe esta en todos lados pero es buscar a los maestros en los lugares verdaderos" y eso se traduce en la necesidad de "empezar a crear espacios donde puedan formarse más en candombe, que se viene trabajando desde hace mucho y genera estas actividades en la cuerda", comenta Ezequiel Sarazola.

El 1 de diciembre hicieron el Taller de Danza Candombe Uruguayo, en Chamula y la idea de traer y atraer a partir de Juan Candamia y de Cecilia Viani fue en busca de consolidar la idea de "seguir trayendo referentes de Capital, de La Boca y de la zona sur para construir, como viene haciendo Laten las Lonjas, que desde hace más de dos años. Es una construcción de frente a la negritud, buscando referentes que están acá, que fueron los que trajeron el candombe, nutrirnos del árbol y no de lo que se anduvo dejando por ahí", expone el referente de la agrupación local.

En realidad, "nuestra llamada esta creciendo y la idea es ir de a poco conformando un cuerpo de comparsa completo. Hoy hay casi 30 paersonas que van y vienen", comenta el músico tras señalar que "con Juan cuando se hizo la tercera llamada de ´Qué calor hace en abril´ tomamos la decisión de hacerle homenaje en vida que se llamo Juan Carlos Prieto Candamia y ahí logramos traerlo, vino con su hijo Pablo y con Fer Longobardi de otra comparsa que se llama Yumba", detalla.

De ahí se empezó a tejer esta idea de que "el tío" los contagiara con "El toque de Ansina", originado en el barrio Palermo de Buenos Aires, en el edificio de inquilinato Barrio Reus al Sur, más conocido como Barrio Ansina, fue la cuna de este toque de tambores. Y se caracteriza por el sonido agresivo de sus tambores piano en diálogo permanente entre sí y con los tambores repique.

Comparsas como Fantasía Negra, Concierto Lubolo y Sinfonía de Ansina han sido las más características de este estilo.

En Olavarría, "cuando nace Laten las Lonjas se suma a la organización de la llamada que se hace en abril. Yo conozco al Negro (Candamia) desde el año 98, de la época del afrocandombe" y este primer acercamiento que se produjo el año pasado "viene el tío y el libro ´Chico, repica el piano´, de Hueso Ferreira que cuenta un poco la historia de Juan y de los primeros que cruzaron esta ultima etapa", reseña Sarazola.

En la misma línea, explica que "una vez que decidimos cambiarnos de barrio y representar a Ansina ahí vuelve el tío y nos ordena los tambores y esta vez vino a lo mismo: a dejarnos un poco de la magia que el tiene de toda una vida de candombe", dice Sarazola.

Fuerza que se cultiva

El candombe tiene "sus tambores, sus toques, los toques tienen sus acentos y hay que ir por ahí. Eso es lo que creemos como esencia en Laten las lonjas. Juan candamia es el director de la comparsa Africa Ruge, que es la comparsa más afrodescendiente que hay en Buenos Aires" y la intención es alimentarse de esos sones desde acá.

Justamente, en relación con esta etapa actual, es que "vino Cecilia, que tiene una forma particular de representar el candombe, que no es todo ese exceso que esta pasando ahora, mezcla de la pasista, de zamba con candombera. de escuela que tiene como referencia a distintas morenas que tienen el legado".

Entonces, lo que proponen es acercar ese candombe y que la comparsa tenga esa fuerza, esa presencia mas femenina, que a la vez es diversa y "estamos abiertos a mayores, a niños, a trans, a cualquiera. La idea es poder contagiar la musicalidad al cuerpo de danza y que el cuerpo de danza pueda convocar con fuerza a los vecinos, que se vea el trabajo de hace dos años con esta agrupación y lo de la llamada de Que calor hace en abril".

En 2017, la propuesta fue declarada de Interés Municipal y "esta bueno que se vea y que eso nos ha acercado a músicos de renombre del candombe, a comparsas que nos siguen acompañando de Bahía Blanca, de Azul, Tandil, La Plata y se esta haciendo cada vez más grande", valora Sarazola.

En ese contexto, destaca que esa llamada esta creciendo pero que no es fácil construir esa musicalidad. "Acá estamos mas acostumbrados a otro sonido y la murga rioplatense se ha ganado su lugar. Arrebatando, la Quinta pata, Los Comodines, con las que hemos compartido y son los que mas lugar nos han dado en la calle. Se los agradecemos a los pibes, siempre nos han invitado y siempre que pudimos estuvimos en eventos, toques en la calle, desfiladas, lo mismo que compartiendo con la familia con Insurgente y Chamula", enfatiza con gratitud el integrante de Laten Las lonjas.

Asume que "hay otro tipo de compromiso, hay otra entrega, otra fuerza. En el caso de la representación del barrio de Ansina, que es lo que estamos tocando con el tío, es la guerra, es el sonido mas guerrero. No tiene tanta cadencia para bailar pero para los tamborileros es otra fuerza. Hay que accionar, caminar ordenado, cuando estas adentro y escuchas que te llaman y estas contestando ahí estas en el cielo. Es un momento de elevación, el oro de la experiencia del camdombe y es una forma de libertad. El tamborilero lo vive con un compromiso grande, lo que transmite es la fuerza que dará y eso quedara en la retina de la gente. Y es una fuerza que acá la estamos cultivando y de a poco la vamos cosechando".

Estar gozado

Ezequiel Sarazola admite que puede sonar raro pero as así. El candombe tiene una fuerza que esta "impresa en su musicalidad y en una búsqueda de la libertad personal, individual, la mas pequeña, la mas grande que seria la música de los negros que se libran de la esclavitud que se termina manifestando a través del cuerpo . Y cuando uno logra conectar con ese santo, con esa energía de libertad real hay una plenitud y una soltura que no tiene precio".

El referente de Laten las Lonjas define como "muy bello" el "poder conectar con eso que es como una liviandad que te deja de estar pendiente del afuera solo para brillar, liberarte, buscar tu momento, para estar gozado, para reír, para levantar la pera, levantar los hombros, decir esto soy yo y lo que puedo dar en este momento es lo mejor, y superarse. Es una fuerza con la ancestralidad lo que tiene el candombe".

Vivir la llamada

Nuestro lugar, se sabe, es la Vieja Estación y queremos convocar a la gente, a que se acerque a la danza del candombe para conformar un cuerpo de danzas. Hoy no lo tenemos. La idea es ir de a poco conformando un cuerpo de comparsa completo", asume Ezequiel Sarazola.

Hoy, en Laten las Lonjas, "tenemos 30 personas que van y vienen y estamos concentrados en nuestra próxima llamada, que será en la Semana Santa, en Ecoterra" para "vivir el ambiente de llamada, escuchar a otro, nutrirse con distintos arreglos, vestimentas".