125280

23.12.2018 | Columnistas 

El radicalismo local marca diferencias con la administración de Ezequiel Galli

Un documento crítico a la orientación del Presupuesto 2019 recientemente aprobado por el HCD que comenzó a circular entre afiliados a la Unión Cívica Radical de Olavarría marca notorias diferencias entre la conducción local de ese partido y sus socios en el frente Cambiemos. 

Daniel Puertas

[email protected]


Esto ya había aflorado en la campaña para las internas radicales, en las que se impuso la lista menos afín al PRO, y ahora vuelve a evidenciarse. Fuentes del radicalismo subrayaron que la UCR local tiene con el PRO en Olavarría "un acuerdo legislativo", definición que deja planeando toda una serie de interrogantes sobre la solidez de la alianza a nivel local.

También dejaron en claro que los dirigentes y técnicos radicales no fueron consultados a la hora de elaborar el Presupuesto por sus socios políticos.

Básicamente el trabajo plantea que el Presupuesto carga más el peso tributario sobre la masa de contribuyentes medios y no se preocupa demasiado por aumentar los ingresos apretando un poco a los grandes contribuyentes.

En la elaboración de ese análisis tuvo un papel preponderante el contador Emilio Canevello y participaron, entre otros, los ex concejales Franco Cominotto y Gonzalo Dolagaray.

En el trabajo se subraya que "del total de gastos presupuestados el 84,06% se corresponde a gastos corrientes y solo el 13,06% se destina a gastos de capital (obras de Infraestructura)" para agregar enseguida que "lo realmente preocupante es el porcentaje de la masa salarial dentro de gastos corrientes cuya incidencia porcentual es del 58,59%".

Se agrega que "los pagos de deudas comerciales de corto plazo (proveedores) representan el 2,74% de los gastos presupuestados, lo que indica la poca capacidad del repago de deudas del Municipio".

Después de pasar revista a todos los números, se señala que "analizado el Presupuesto 2019, que fue aprobado el último jueves en la sesión extraordinaria del Honorable Concejo Deliberante, podemos ver que del total de ingresos corrientes el 44,94% se corresponde con ingresos tributarios (impuestos provinciales y nacionales que el Municipio recibe por coparticipación). El otro porcentaje importante dentro de los recursos presupuestados es el 45,52% que corresponde a los recursos no tributarios (recaudación genuina del Municipio a través de tasas y derechos)".

Después se señala que "un dato que nos llama la atención es que el porcentaje de la tasa por explotación de canteras representa el 14,81% del total de recursos presupuestados (a diferencia de lo presupuestado en 2018 que representaba el 17,09%), porcentaje que podría ser mayor si el Municipio mejorara las acciones de fiscalización como lo que ha realizado ARBA a través de Catastro con las nuevas tecnologías que permiten tener datos mas precisos y transparentes para mayor control cuidando asi los recursos de nuestro partido".

Para los radicales, "esta mejora podría ser destinada a obras de infraestructura con recursos propios y no a solventar gastos corrientes como ocurre actualmente. Esta situación se ve reflejada en el aumento dispuesto por el Departamento Ejecutivo en la tasa de Servicios Generales Urbanos, lo que acentúa aún más la regresividad imperante en el sistema tributario municipal ya que se incrementan los tributos sobre los sectores de menor capacidad contributiva".

Se añade que "En este punto es válido destacar que las dos principales tasas (Servicio Urbano y Seguridad e Higiene) representan un 14,88% del total de los recursos presupuestados contra el 14,81% de la tasa por explotación de canteras. Esta comparación no hace más que reflejar la situación de regresividad tributaria imperante en Olavarría".

Finalmente, se pone sobre el tapete un argumento utilizado por los concejales radicales cuando eran oposición a José Eseverri: "como sostiene el economista Arthur Laffer cuando se incrementar los tipos fiscales por encima de determinados niveles de resistencia no se traduce directamente en una mayor recaudación sino que podría llevar a una disminución de la misma".

Según Laffer, cuando la presión impositiva aumenta demasiado los ingresos pueden disminuir porque los altos tributos pueden terminar destruyendo las bases imponibles. Es decir, como mucha gente termina por no pagar sus impuestos la recaudación en lugar de crecer disminuye a pesar de que los impuestos son más altos.

Las fuentes radicales consultadas aseguraron que la postura partidaria respecto de la política impositiva es la misma que vienen manteniendo hace años y en base a la cual criticaron muchas veces al gobierno municipal de José Eseverri.

"Nosotros siempre estuvimos a favor de no apretar al vecino común y preferimos exigir a quienes tienen más capacidad contributiva. Y nos mantenemos en esa posición", indicaron.

Y por ahora prefirieron no especular sobre los efectos que puede tener para la alianza electoral esa defensa de sus principios. Por lo pronto, recordaron que sus concejales aprobaron el Presupuesto 2019 porque consideran que el gobierno municipal debe contar con esa herramienta estratégica, más allá de las diferencias que ellos puedan tener.