125305

24.12.2018 | Información General Parroquia Nuestra Señora de Luján

"Jesús no te saca los miedos, pero está allí con vos para acompañarte y te da fuerzas"

Con un mensaje simple, claro y contundente, el padre Pablo habla del significado del nacimiento de Jesús, y el mensaje que los ángeles les dejaron a los pastores. También, contó todo lo que se hacen en su parroquia para ayudar a la gente y cómo se trabaja para que los jóvenes se acerquen más.

El 1 de marzo se cumplirán que el padre Pablo Andrés González está al frente en la parroquia Nuestra Señora de Luján. "El obispo (Hugo Manuel Salaberry) me destinó acá. Antes estuve seis años en Tandil, y previamente nueve años en Tapalqué, ocho en Azul -en la Catedral- y mi primer año estuve en Tapalqué también, así que este año cumplí 25 de cura. Estudié en el Seminario en Azul lo relacionado con filosofía, mientras que la teología -que es la última parte- lo hice en el seminario de Mercedes" comenzó contando Pablo (53), nacido en Azul.

"Habitualmente, acá en Luján, tenemos lo típico de cualquier comunidad parroquial y tiene las tres patas de la actividad de la Iglesia: la catequesis (prebauismo, precomunión, el catecismo típico, de confirmación, las charlas para casarse), las celebraciones (las liturgias: bautismos, casamientos, misas, todos los sacramentos que celebramos) y la tercera pata que es la caridad, ya que la gente de Cáritas ayuda mensualmente y hace las ferias de ropa para conseguir los alimentos que se le da a quienes son asistidos. También tenemos las cosas que salen de lo cotidiano, como atender a enfermos, charlas con gente para confesarse, acompañamiento espiritual, poner la oreja. La atención de la secretaría se hace de martes a sábado de 9 a 11 a través de la que se hacen todos los trámites para bautismos, casamientos, consultas, etc", siguió contando Pablo.

La caridad es una de las tres patas fundamentales que se cumplen en la parroquia de Luján. Ayudar al prójimo, que tanto lo necesita, forma parte de uno de los objetivos y detrás de esta meta hay un grupo de trabajo. "Se hacen las ferias de venta de ropa, y con ese dinero se compran los comestibles para entregarse a la gente que necesita. Por supuesto, el que necesita ropa también se le da. Pero una vez por mes o cada mes y medio se hace la feria porque no alcanzan las limosnas habituales para comprar los víveres que se les da, como el aceite, la yerba, el azúcar, etc. A veces no alcanza, está difícil como para todo el mundo pero la gente colabora gracias a Dios. No sabría decirte a qué cantidad de gente se ayuda, pero es alrededor de 70 u 80 familias, aunque eso lo sabe mejor Carmen Grassetti, la encargada de Cáritas. Hemos notado últimamente un leve incremento de la gente que viene a pedir ayuda; también piden una garrafa, aunque no siempre hay, pero cuando se puede también se les brinda eso" siguió diciendo el padre Pablo respecto de lo que se trabaja para ayudar a los más necesitados.

"Ahora estamos unidos a la campaña nacional de Grávida, que es una organización que trabaja para la defensa de la vida que se llama "Una Navidad en pañales", por lo la gente trae pañales para los bebés y la filial local lo distribuye donde se necesitan", agregó Pablo, quien también es capellán en la Policía.

Respecto de catequesis y celebraciones, Pablo González señaló que "además del templo parroquial que es Luján, tenemos otras dos capillas que son Pompeya y El Carmen, que está en el barrio Acupo, que dependen de acá. Más dos centros misioneros que están en los barrios Villa Aurora y AOMA, por lo que agradecemos mucho el aporte que hacen las escuelas. En esas capillas también tenemos catequesis y gente que tiene grupos de oración. Este año, en total, tomaron la Primera Comunión 70 chicos, y en marzo abriremos la inscripción para los chicos de cuarto grado para empezar el Catecismo y desde sexto hacer la Confirmación", para resaltar que las misas se hacen -en verano- los sábados a las 20 y domingos a las 11, y agradeció "al grupo ProObras y a toda la gente de la comunidad, que tanto colaboró para pintar el frente del templo y arreglar el salón parroquial".

"En Pompeya -agregó- tenemos un grupo de jóvenes que integran lo que se llama Territorio Joven, quienes hacen distintas movidas, participan de misiones así como actividades juveniles a nivel diocesano y a nivel nacional, y junto con ellos hay un grupo de señoras adultas que dan catequesis en Cumelén. Este año también tuvimos Sacramento para los chicos de Cumelén, es decir bautismo, comunión y confirmación, y este sábado tuvimos la misa de Navidad en Cumelén y después celebramos y compartimos un pan dulce. En tanto que en Luján está la sede del grupo Scout y del grupo Guía, que ya tienen más de 30 años de que fundaron en la época del padre Daniel D´Imporzano, de modo que las actividades en Luján todos los días son distintas ya que alguien viene a confesarse, también llaman por alguna persona enferma o llaman desde algún nosocomio local -como el hospital o alguna clínica- para ver a algún enfermo, o visitar enfermos en los domicilios. Inclusive también contamos con laicos, que son ministros de la comunión ya que como cura no doy para todo -somos humanos- y entonces esta gente es como mi mano derecha y lleva la comunión a domicilio para ver a gente mayor que no puede venir o que está en una situación complicada de salud temporaria y tampoco se puede acercar a la parroquia".

La juventud y la iglesia

Hay un tema importante en el catolicismo que significa atraer a la juventud a la iglesia. Los grupos de scouts es una excelente para que se acerquen, pero también está el objetivo de que permanezcan, y ante ello el padre Pablo sostuvo que "eso es algo en general que ocurre. Es un ida y vuelta en donde somos responsables las dos partes. Por ahí hay un desinterés en general, que pasa hasta en las disciplinas distintas y no tienen motivaciones para que participen de nada, y a la vez nosotros no sabemos motivar. Estamos en mantenimiento, diría. No hay un incremento. Los grupos que crecen, generalmente, son los lobatos, los de los más chicos. Así que los lobatitos y las nenas, llamadas pimpollitos, se acercan mucho pero a medida que el chico se va comprometiendo con otras cosas de la vida, del estudio, o se enganchó con otra cosa, entonces pierde interés o le interesan más otras cosas y los grupos de los más grandes sufren una merma de la participación de los chicos. Igual, el grupo es numeroso, tiene más de cien integrantes, hacen una tarea muy linda, y los sábados desde las 15 horas están en la parroquia".

Respecto de la forma de atraer a la juventud, dijo que "aún no le encontramos la vuelta. Se pone una computadora, y quizá se aburre. En mi época era el metegol o el ping pong, y los curas franciscanos ponían eso y nos peleábamos por estar ahí. Eso es para atraerlos, pero después está que se queden. Lo que tiene el grupo de scout que la permanencia es interesante porque a través de los campamentos y actividades de los sábados, hay un plan, la progresión como dicen ellos. Territorio Joven también tiene un lindo enganche porque es hacia afuera, han ido a misionar a Laprida, La Madrid, Azul, ahora han hecho experiencia de misiones en Paraguay, ya que están siempre moviéndose y formando parte de la acampada diocesana que se hace antes de Pascua, en eventos diocesanos y encuentros de jóvenes, ya que están programando ir al Encuentro Mundial que se hará en Panamá y donde va a estar el papa Francisco. Hay actividades, pero aún falta motivarlos para que se queden. Hay una crisis dirigencial y también participativa a todo nivel. Pero la forma de pensar del scout, de la buena acción, es muy linda y también tiene su parte recreativa que les gusta mucho. La acción católica de antes era más formativa, de más estudio, más para adentro; eso era en mi época. Pero ahora es más de acción, y eso los engancha mucho más" terminó diciendo Pablo González.

El mensaje para Navidad

"Leyendo el Evangelio, según San Lucas, que se lee justamente la noche del 24 en la Misa de la Nochebuena, se nos cuenta que es una noche de contradicciones. Porque por un lado está César Augusto, el emperador que manda a hacer un censo para ver cuánta gente tenía en su jurisdicción, y ahí iba a calcular lo que iba a recibir por el cobro de impuestos. Y por otro lado están José y María, quienes eran nadie socialmente y obedecían al César, y van a Belén para ser censados. Y ahí nace precisamente el Niño Dios, Jesús. Un niño que, envuelto en pañales, nos habla de Dios y de la debilidad. Este Dios que se hace débil para que no tengamos miedo de acercarnos. Quién puede tener miedo de acercarse a un bebé. Y los primeros que se acercan, porque Dios nace en la periferia como dice el papa Francisco, son los que habitaban por allí, es decir los pastores. No fue a nacer al palacio del César, sino que nació en un pesebre. Y los pastores se acercaron con cierto temor porque vieron la estrella, vieron los ángeles cantando, y uno de esos ángeles les dice a los pastores: no teman, no tengan miedo, porque les traigo una buena noticia y una gran alegría para todo el pueblo; hoy les ha nacido un salvador. Dios, especialmente este año, quiere nacer para sacarnos los miedos.

Estaría bueno que cada uno identifique su miedo o sus miedos, eso que en el corazón perturba y saca la paz. Justamente, uno de los villancicos típicos de la Navidad es "Noche de paz". Esa paz la trae Dios para aquietar nuestros miedos. ¿Por qué quiere sacarlos o no debemos tenerlos?, porque Dios está ahí, Jesús está con vos. Y si está con vos, él te ayuda y te da fuerzas para llevar juntos ese miedo, que puede ser un miedo a una desunión familiar, a una decisión trascendental, a una enfermedad, a la muerte, a la vez y a la decrepitud, a perder el trabajo, a un tratamiento que hay que hacer. Cada uno que ponga su propio miedo. Pero Jesús viene para estar con vos en ese miedo y te dice "Yo estoy" y no te va a eliminar los miedos como por arte de magia, pero te va a ayudar y te va a acompañar. De hecho, los curas somos testigos en la confesión de cuánta gente dice que tuvo una situación y Dios la acompañó, y con Jesús al lado es diferente. El mensaje de hoy es el de los ángeles a los pastores: no teman, porque Jesús es el salvador y vieron al niño envuelto en pañales. Eso nos va a iluminar. Y junto con los miedos, en el corazón tenemos las gracias o las acciones por las cosas lindas que hemos vivido este año. En el pesebre había bosta; los miedos son esa bosta, pero pongámosla a un costado y saquemos las acciones de gracia. ¿Por qué debo agradecerle a Jesús en el Pesebre?, ese lugar es un pequeño altar, y es para rezarle y pedir que nuestra Navidad sea cristiana, con Jesús en el medio, y que no sea pagana con el señor shopping en el medio pensando en el regalo. El que cumple años es el Niño Dios".