126068

14.01 España, en vilo

Un nene se cayó en un pozo de 110 metros de profundidad

Más de 100 personas participan en el rescate de Yulen, un niño de dos años que este domingo cayó en un pozo de 110 metros de profundidad y 25 centímetros de diámetro en Málaga, al sur de España.

Es la segunda vez que sus padres, Vicky y José, pasan por una tragedia con uno de sus hijos. En 2017 el hermano mayor de Yulen, Oliver, quien tenía tres años, murió de un ataque al corazón, según confirmó su abuela a El Confidencial.


"Continúan las labores de los servicios de emergencia para acceder al fondo del pozo donde a primera hora de la tarde del domingo cayó un niño de dos años en Totalán, Málaga", escribieron en la mañana del lunes en su cuenta de Twitter los servicios de emergencia de Andalucía.

Hasta el momento solo se localizó en el pozo, un agujero de prospección para buscar agua que mide 25 cms de diámetro y 110 metros de largo, una bolsa de dulces que tenía el niño, indicó María Gámez, subdelegada del gobierno en Málaga, a la cadena Antena 3.

La complejidad de las labores "es alta" por las características del terreno. "Sigue cayendo material que se compacta, es húmedo, la zona es fría, en definitiva no es fácil seguir rastreando", dijo Gámez.

A pesar de ello, la operación se mantendrá "hasta que se localice al pequeño", garantizó a la radio pública RNE Elena Trigo, portavoz de los servicios de emergencia de Andalucía. Las labores de rescate comenzaron hacia las 1 de la tarde del domingo en España y se ha intentado, sin éxito, localizar al niño introduciendo cámaras por el orificio.

Otra de las complicaciones es que en la madrugada de este lunes se presentó un derrumbe en el interior del hoyo.

Los padres del niño "se encuentran destrozados" y están "siendo atendidos desde primera hora por un equipo de psicológos", agregó Trigo. Según señaló su familia a la prensa, el niño cayó en el pozo no señalizado cuando jugaba en un terreno cerca de donde sus padres almorzaban, a unos cuantos metros.

El caso conmociona y tiene en vilo al mundo.

Fuente:www.eltiempo.com