126416

24.01 | Información General Olavarrienses en la visita de Francisco

¿Qué se siente tener un Papa argentino?, la pregunta de los panameños

¿Qué se siente tener un Papa argentino?, la pregunta de los panameños en la Jornada Mundial de la Juventud. Marianela y Julieta hablaron con 98 POP.


Marianela y Julieta en 98 POP, desde Panamá

Dos jóvenes de Sierras Bayas viajaron junto a un grupo de Azul hacia Panamá para participar de la Jornada Mundial de la Juventud que contará con la presencia del Papa Francisco.

Marianela Alves y Julieta Cangran dialogaron con el programa radial "Mejor de mañana" y contaron sus expectativas, cuál es la situación en aquel país y la recepción prevista para el Sumo Pontífice, plagada de emoción y alegría.

Bergoglio llegó este mismo miércoles luego de haber congregado a decenas de miles de peregrinos en el país centroamericano, a quienes les hablará de migración, violencia y ecología, entre otros temas.

El Airbus A330 de la compañía italiana Alitalia llegó al aeropuerto internacional de Tocumen a las 16:15 hora local (21:15 GMT), donde se ha preparado un recibimiento oficial encabezado por el presidente panameño, Juan Carlos Varela. El Pontífice llega en medio de la crisis regional sacudida por la situación de Venezuela.

El testimonio

Dos jóvenes de Sierras Bayas viajaron junto a un grupo de Azul hacia Panamá para participar de la Jornada Mundial de la Juventud que contará con la presencia del Papa Francisco.

Este jueves pudieron verlo y fotografiarlo sólo unos pocos segundos cuando recorrió brevemente las calles panameñas. Para presenciar la misa deberán las olavarrienses deberán ubicarse en las cercanías de una de las pantallas gigantes, dado que el escenario principal estará a varios metros de distancia.

En Panamá, "el Papa es muy querido. Es emocionante. La gente lo estaba esperando muchísimo. Lo vive muy emocionada y con mucho amor".

La pregunta ¿qué se siente tener un Papa argentino?, una de las inquietudes de las que se hicieron eco Marianela y Julieta a medida que estaban en contacto con las familias de acogida que abrieron las puertas para los miles de jóvenes que llegaron desde distintos países.