126490

26.01 | Información General 

Un violento temporal de viento y agua se desató en Azul

Con ráfagas que en algunos casos alcanzaron los 102 kilómetros por hora y una intensa precipitación, Azul sufrió las consecuencias de un recio fenómeno meteorológico.

Poco después de las 22 del jueves, comenzó a gestarse un frente de tormenta con lluvia que se extendió hasta las 22.50, con un poco de viento en Azul.

Eso constituiría el preludio de lo que, de a poco, pasó a convertirse en un recio temporal con fuertes vientos y caída de agua que se extendió hasta pasadas las 10 de ayer y totalizó 22.4 milímetros.

A esa hora el viento disminuyó su intensidad, al igual que la lluvia, que volvió en formato de llovizna débil cerca de las 13 y se prolongó hasta aproximadamente las 14.30, dejando paso a la neblina.

La antesala 

La jornada del jueves se presentó muy calurosa y húmeda, con una mínima de 14.4, una máxima de 30.6 y una sensación térmica de casi 31 grados; en tanto que la humedad máxima alcanzaba al 98 por ciento.

Ese "combo" hizo que el calor se hiciera sentir desde la mañana y hasta casi entrada la noche, aunque algunos nubarrones comenzaban a cubrir el cielo y las condiciones climáticas iban desmejorando y se aproximaban al pronóstico suministrado por la oficina local del Servicio Meteorológico Nacional, que anunciaba la probabilidad de lluvias y tormentas -algunas fuertes-, aunque en vez del mediodía, como se esperaba, el tiempo empeoró hacia la noche, mostrando el cielo una incipiente actividad eléctrica que fue creciendo en relámpagos y truenos, hasta que aproximadamente a las 22 comenzó a llover, aunque con viento normal.

Entre tanto, el cielo se iluminaba de a ratos con la tormenta eléctrica que mantenía su vigencia y se prolongaría hasta pasadas las 5 de la mañana de ayer, mientras que, de tanto en cuando, caían algunas gotas.

Por otra parte, el pronóstico del SMN para el jueves anunciaba, también, "vientos muy fuertes a fuertes del sector N, con ráfagas por la noche", aunque a esa hora se mantenía en los 50 kilómetros horarios.

La lluvia y el viento.... 

La precipitación "en serio" comenzó pasadas las 5 y en forma simultánea, el viento ganó en intensidad. A las 6.58 una ráfaga del Nor-Noreste sopló a 78 kilómetros, mientras mantenía una velocidad constante de 40 Km./h. y llovía con intensidad. El viento incrementó su velocidad a 66 kilómetros y hubo otras ráfagas del mismo sector de 88 Km. a las 7.13, 99 Km. a las 7.50; hasta llegar a la máxima de 102 kilómetros por hora que se produjo a las 8.41, con la tormenta disminuyendo su fuerza, aunque manteniéndose la lluvia hasta pasadas las 10 de la mañana.

En el Parque Municipal

La virulencia del viento provocó la voladura de techos y la caída de algunos árboles en algunos sectores de la ciudad. En ese contexto, desde la Municipalidad se informó que el Parque Municipal permanecerá cerrado al tránsito vehicular debido a la caída de árboles y ramas de gran tamaño producto de los intensos vientos registrados durante la madrugada de ayer y se dispuso un operativo de limpieza a fin de poner en condiciones el paseo y evitar riesgos a los visitantes.

Sobre llovido...

El viento tampoco perdonó los techos de la Cerámica Valle Viejo, causando destrozos y pegándoles otro golpe a los trabajadores de esta empresa -actualmente cerrada- quienes para "sobrevivir" venden piedra en procura de llevar un peso a sus hogares.

En el barrio El Sol   

Una modesta vivienda del barrio El Sol también "se cruzó" en el camino del viento y sufrió importantes daños. La información fue suministrada a través de la red social Facebook por Unidad Ciudadana Azul, desde donde se organizó una jornada solidaria con el fin de volver a techar la casa donde vive un matrimonio con un bebé, en 1° de Mayo  y calle 3, donde a su vez, quienes deseen colaborar con colchones u otros elementos, deben acercarlos a esa dirección.

En la zona 

El temporal, a su paso ocasionó diversos inconvenientes en algunos establecimientos de campo de la zona, pagando las consecuencias, en su mayoría, algunos árboles que resultaron derribados. En el Paraje Siempre Amigos se produjo la caída de algunos árboles, lo mismo que en Loma Pampa.

Luz y agua 

También el suministro eléctrico se vio afectado por el fenómeno meteorológico de ayer, tanto en la zona urbana como en la rural. Desde la CEAL se atribuyeron los problemas a la caída de ramas sobre en tendido de cables, la caída de postes y los daños en algunas subestaciones.

Las cuadrillas de la Cooperativa Eléctrica trabajaron ayer intensamente para reponer el servicio. Asimismo, CEAL Agua también presentó algunas dificultades derivadas del corte de energía que dejó sin funcionamiento algunos pozos, llegando el agua con poca presión en algunos sectores.

(Fuente: Diario El Tiempo de Azul)