126591

29.01 | Policiales 

Encontraron el cuerpo de la odontóloga enterrado junto a una autopista

Este martes al mediodía la hermana de Solís Calle y otros familiares llegaron al lugar para identificar si el cuerpo es el de la odontóloga.  

La Policía encontró esta mañana el cuerpo de la odontóloga Gissella Solís Calle. El hallazgo se produjo en la bajada de la autopista Buenos Aires-La Plata a la altura de Villa Elisa. Estaba enterrado en cercanías del Camino Negro, que une las localidades de Villa Elisa, partido de La Plata, y Punta Lara, Ensenada.

Según fuentes policiales, llegaron al hallazgo de este cuerpo tras el análisis de las cámaras de seguridad de la autopista. Allí, en las imágenes, los investigadores vieron que la camioneta de la pareja de Solís Calle, Abel Casimiro Campos, se dirigía hacia esa zona. Sin embargo, el cuerpo habría sido encontraron por un hombre que transitaba la zona de pastizales altos y le dio aviso a la policía

Este martes al mediodía la hermana de Solís Calle y otros familiares llegaron al lugar para identificar si el cuerpo es el de la odontóloga.

La Policía Bonaerense vino realizando varios rastrillajes en la zona de Berisso, Villa Elisa y Punta Lara, hasta ahora sin resultados. También se analizaron los teléfonos celulares y se reconstruyeron los últimos movimientos realizados por el novio de la víctima en su camioneta, a partir del registro obtenido en cámaras de seguridad.

Según el relato de los familiares de la odontóloga, Solís Calle --una odontóloga de 47 años-- desapareció el miércoles 16 después de una fuerte discusión con Campos, a causa de la doble vida que él llevaba desde hacía unos tres años.

En la causa, se acreditó que el hombre pasó el último fin de semana junto a su esposa y sus hijos en la ciudad bonaerense de Lobería y luego se trasladó a La Plata, donde se suicidó en un hotel céntrico.

En el departamento de la mujer, el último lugar donde la vieron, a los investigadores les llamó la atención que faltaran las sábanas. Según trascendió, lo que no fue aún confirmado por la Policía, el cuerpo enterrado en Villa Elisa estaba envuelto en una sábana.

Una de la hipótesis es que la odontóloga podría haber sido envenenada. Sin embargo, las pericias realizadas en los elementos encontrados en su departamento descartaron que se haya encontrado rastros de veneno en las copas de vino.

La investigación por la desaparición está en manos de la fiscal Ana Medina. En los seis rastrillajes ordenados en el marco de la causa, no se hallaron rastros de su paradero.

En la búsqueda participaron mas de 200 uniformados entre personal de la DDI La Plata, Comunicaciones, Científica, Canes, Caballería, Siniestras y equipos de búsqueda y rescate, además de bomberos y demás reparticiones policiales.

También se contó con la colaboración Bomberos Voluntarios de Berisso, Ensenada y Magdalena, más personal de rescatistas con kayak y bomberos con equipo zapa.

Este domingo -por casi tres horas - se realizó en quinto rastrillaje, esta vez, en el barrio de El Dique, a unas diez cuadras de la casa de Solís Calle. No hubo resultados de rastros que indiquen dónde podría estar la odontóloga.

Unos 70 efectivos de la DDI La Plata recorrieron los alrededores del canal del Río Santiago, en cercanías de la Planta que posee la empresa YPF, y pequeñas embarcaciones con buzos tácticos monitorearon el dique que conecta con el Río Santiago, operativo que contó además con el apoyo de drones y dos perros.

El sábado 26 se realizó otro rastrillaje, por la ruta 11 y los arroyos El Pescado y Zapata hacia la ciudad bonaerense de Magdalena donde participaron policías de la DDI La Plata, buzos tácticos que recorrieron los cursos de agua y se utilizaron drones para sobrevolar la zona en la búsqueda de alguna pista que permita encontrar a la odontóloga desaparecida. (Clarín)