126626

30.01 | Información General 

Renunció un médico por el caso de la nena violada en Jujuy

El jefe de Obstetricia de la Maternidad dijo que fue desoído por el gobierno de Morales en el caso de la niña violada.

El jefe del Servicio de Obstetricia del Hospital Materno Infantil de la capital jujeña, Gustavo Briones, renunció a su cargo tras calificar de "irrespetuosa intromisión" la del Poder Ejecutivo provincial en el caso del parto inmaduro que se le practicó a una nena de 12 años que había sido violada presuntamente por un hombre de 60 años que ya fue imputado.

En ese sentido, Briones, quien igual seguirá trabajando en ese centro asistencial, explicó que su dimisión fue porque el Gobierno jujeño "desatendió la opinión profesional brindada por la totalidad de los médicos que integran el servicio", al tiempo que sostuvo que la determinación de practicarle una cesárea a la nena fue una "innecesaria colocación en riesgo y posterior fallecimiento de un prematuro inmaduro".

"El servicio especializado en la materia desaconsejó la interrupción del embarazo por cuanto el feto, de acuerdo a su edad gestacional, tenía altísimo riesgo de morir en caso de ser separado del seno materno", remarcó Briones en su renuncia.

Además, precisó que "el criterio médico expresado no constituyó la adopción de ninguna política en relación a la libertad de las personas, sino que respondió exclusivamente a los valores científicos que rigen la práctica de los servicios de salud".

"Es unánime la bibliografía en establecer que un feto con peso inferior a los 1.000 gramos y con edad gestacional menor a 27,6 semanas se denomina prematuro inmaduro y goza de bajísimas expectativas de sobrevida. Asimismo, resultó inviable la práctica del aborto, ya que, conforme a la definición de la Organización Mundial de la Salud (OMS), esta operación solo se realiza hasta la semana 22", añadió.

Por último, detalló que con la muerte de la beba se produjo un "tan lamentable como previsible resultado luctuoso provocado por una irrespetuosa intromisión" en los criterios médicos.

La beba, de 23 semanas y media de gestación, había nacido por cesárea el 18 de enero, con un peso de 703 gramos, pero murió cuatro días después. (Fuente: www.eltribuno.com)