14.02.2019 

En Detalles, presentes para compartir

Imposible seguir de largo o irse de Detalles sin un regalo, sobre todo en fechas tan especiales como el Día de los Enamorados.

En este local de Vicente López 2612, ahora duplicado en cuanto a su tamaño, su propietaria, Karina Scolaro, sugiere para este festejo algunos presentes para compartir. Los sets de tazas tú y yo, algunas complementarias entre sí y casi siempre presentadas en bandejas haciendo juego, marchan a la cabeza de las preferencias, aunque no le van a la zaga las tazas con corazones (los hay rosados y negros) o los mates forrados en cuero con sus respectivos termos y azucareras, que a veces integran sets con su respectiva mochila o bolso.

"Tenemos además -cuenta Karina- exquisitos sets de sushi para dos o bandejas para desayuno que cada cual podría armar como quisiera". Entre las maravillas que pueblan este local duplicado en cuanto a su tamaño, figuran además sets de café, con la bandeja, azucarera y dos tazas, todo forrado en cuero. O los sets de picadas, con tabla, panera, cuencos, pinchos y posavasos, junto a los que integran dos copas de vino -o de champagne- de cristal italiano.

De la línea de La Pasionaria, esto es jabonería a la carta con jabones, cremas corporales y de mano, se destacan los estuches conteniendo espuma de baño y jabones de forma de corazón, ideales para la pareja, en aromas de dulce de leche, frutillas con crema o chocolate.

Frases de amor o frases positivas para engalanar un espacio íntimo, o fuentes de agua con luces led, además de portarretratos de los más variados diseños, almohadones cuadrados o rectangulares con frases alusivas -alguno dice "Nada como ir juntos a la par"- y velas aromáticas (hay unas muy novedosas con formas de cactus) para ambientar son otras de las posibilidades que, para regalar, ofrece Detalles.

Sin embargo, en este universo de color y buen gusto hay mucho más: desde mantas, espejos y colgantes hasta colgantes con forma de corazón, relojes, lámparas, cuadros y petit muebles, que todo servirá para sumar calidez al hogar que, obviamente, se comparte entre enamorados.