127306

18.02 | Policiales La víctima fue una mujer de 77 años

Otra vez con "el cuento del Tío", robaron alrededor de 40 mil pesos

Ocurrió este lunes en el barrio 10 de Junio, con la misma metodología ya conocida. Los contextos de incertidumbre económica suelen ser la base de este tipo de delitos. La excusa habría sido la devaluación de la moneda.

Otra vez el llamado y la metodología se repite. Tristemente y a pesar del pedido de extremar los recaudos, los robos se llevan miles de pesos.

Esta vez el "Hola abuela" fue certero. Generalmente se realiza siempre en el mismo orden. Tras el llamado, la víctima no se permite ni siquiera dudar de quien está del otro lado; y a partir de allí la destreza para la mentira hace que el delincuente no sólo gane la confianza, sino que obtenga todo tipo de información que le permite seguir con el engaño y pautar la segunda parte, el robo en sí.

Desde ahí, un otro, un cómplice se presenta en el domicilio de la víctima, en este caso fue en la calle Amparo Castro al 1400; y sin ningún tipo de resistencia, la mujer de 77 años, le habría hecho entrega del dinero.

La incertidumbre en materia económica fue nuevamente la coartada y tuvo como eje la devaluación de la moneda local.

En esta oportunidad, a la víctima le habrían robado a través de este método, alrededor de 40 mil pesos en efectivo. La denuncia fue efectuada en la comisaría Segunda, desde donde se llevan adelante las investigaciones para dar con los autores del hecho. 

CONSEJOS PARA EVITAR SER VÍCTIMA DE ESTE TIPO DE DELITOS

Se ruega a la comunidad que tome los recaudos pertinentes.

El primero es que los delincuentes, como ocurrió en este caso, suelen buscar personas de edad avanzada y que viven solas. Por ello se aconseja no brindar ningún tipo de información a través del teléfono y menos aún abrir la puerta a desconocidos. Ante contactos de estas características se ruega cortar automáticamente la llamada y contactarse con el servicio de emergencias, pudiéndolo hacer al 911 o 101.

Corralitos, devaluación, ofertas bancarias y hasta secuestros extorsivos son las coartadas más frecuentes. El consejo siempre es el mismo, cortar la llamada y llamar a emergencias. Los delincuentes buscarán prolongar la comunicación, impidiendo de esa manera que la víctima pueda chequear la veracidad de los dichos.