127741

04.03 | Laprida 

Laprida, incluida en el Programa de Tobilleras Electrónicas Duales

La vecina localidad forma parte del grupo de 16 municipios de la provincia seleccionados por la Secretaría de Derechos Humanos. El programa busca proteger a las mujeres que se encuentren en situación de violencia.

El Municipio de Laprida forma parte del grupo de 16 municipios de la provincia seleccionados por la Secretaría de Derechos Humanos para formar parte del programa de Tobilleras Electrónicas Duales para proteger a las mujeres que se encuentren en situación de violencia y que fuera presentado esta semana en la ciudad de La Plata.

El secretario de Seguridad Daniel Bayones, acompañado por la Subsecretaria de Desarrollo Comunitario Soledad Fischbach participaron del acto de presentación del programa, donde se entregaron de 60 dispositivos que permitirán la supervisión en tiempo real de las víctimas y sus agresores, formando parte Laprida de la lista de distritos que recibirán los mismos en la segunda entrega.

El Gobierno Municipal durante la gestión de Alfredo Fisher como intendente, tiene un fuerte compromiso en la lucha contra la violencia de género y haber sido elegido entre 135 distritos provinciales para desarrollar este programa, está vinculado al trabajo realizado en ese sentido, y que ha permitido proteger de forma efectiva a las víctimas de la violencia de género.

Los 16 distritos que están incluidos en esta primera tanda son General Rodríguez, Hurlingham, Morón, Pilar, San Miguel, San Isidro, San Vicente, Almirante Brown, Lanús, Lomas de Zamora, Quilmes y La Plata y recibirán las tobilleras en la próxima tanda otros cinco municipios: Chivilcoy, Junín, Tandil, Laprida y Moreno.

Las tobilleras electrónicas actúan como una medida de protección complementaria a las medidas cautelares en situaciones donde hay un alto riesgo de vida, se adjudica por orden judicial y contempla la prohibición de acercamiento controlada electrónicamente.

Este sistema dual tiene eficacia preventiva, ya que permite geoposicionar al potencial agresor y saber si éste se encuentra cerca del límite de acercamiento. En el caso de que sea vulnerado, se interviene inmediatamente y centra el monitoreo en el posible atacante.