128274

18.03 | Política Lavagna, el mejor posicionado contra Macri

Una encuesta de Synopsis plantea al menos ocho escenarios de balotajes

El kirchnerismo sigue liderando la intención de voto de cara a las elecciones presidenciales de este año con un 32,8%. La firma creada en 2015 e integrada por un grupo de politólogos, fue una de las que mejor pronosticó el triunfo de Cambiemos en provincia de Buenos Aires en el 2017.

El kirchnerismo sigue liderando la intención de voto de cara a las elecciones presidenciales de este año con un 32,8%, según una nueva encuesta de la consultora Synopsis. Sin embargo, en un eventual balotaje el actual presidente Mauricio Macri le ganaría a su antecesora Cristina Fernández por 45,5% a 44,9%, respectivamente.

Según la nueva medición, el 40% de los argentinos ven a la gestión Macri como "mala", mientras que un 17% la califica como "muy mala" y solo un 25,1% como "positiva".

Como principal preocupación surge la "inflación" con el 41,7%, seguido por la "corrupción" (16,5%) y el "desempleo" (15,8%). El 48% considera que la situación económica empeorará.

En tanto, a la hora de analizar el futuro electoral del oficialismo y las otras fuerzas el mapa sigue siendo complejo. Según Synopsis, el kirchnerismo y sus aliados siguen liderando la intención de voto de cara a las elecciones generales con el 32,8%. Detrás está Cambiemos con el 31,6% y Alternativa Federal con el 13,6%.

Los ocho balotajes

Para el final, Synopsis plantea ocho escenarios de segunda vuelta. Seis tradicionales y dos alternativos La diferencia: la presencia o ausencia de Macri. En el lote de los primeros, queda plasmada la paridad con Cristina, con ventaja ínfima para el actual presidente (dentro del margen de error).

Con indecisos (9,6%), Macri le saca apenas seis décimas a la ex mandataria: 45,5% contra 44,9%. Cuando se repregunta, esa diferencia se amplía a 1,6 punto: 50,8% vs. 49,2%.

El resto de los adversarios de Macri son también peronistas: Agustín Rossi, Felipe Solá, Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey y Roberto Lavagna. Este último es el único que le gana claramente al líder de Cambiemos con y sin indecisos. Al resto, el Presidente les saca ventaja con los indecisos pero se empareja (y hasta pierde) cuando se repregunta a este grupo.

Por último, se miden los balotajes "alternativos", sin Macri. En un caso, porque la ofrece a la gobernadora María Eugenia Vidal como variante oficialista para la presidencia; una posibilidad que la mesa chica del Gobierno viene negando. En el otro, porque directamente deja afuera a Cambiemos del balotaje y confronta a Cristina con Lavagna. Es un ensayo: la propia encuesta pone al peronismo federal lejos de romper por ahora la polarización. (Con información de DIB y Clarín)