21.03.2019 ESTILO DE VIDA, ESPECIAL OTOÑO

Cocina: de los platos ligeros a los guisos

Llega el otoño y con él se viene la transformación de nuestra cocina. Pasamos de los platos frescos y ligeros del verano a las salsas, las sopas y los guisos. Los postres con chocolate y frutos secos también comienzan a meterse en la mesa reemplazando a los pasteles de frutas frescas, helado o mousses.

Las legumbres son unos de los imprescindibles del otoño y el invierno. Ideales para elaborar guisos y platos con carnes y verduras. Uno de los más populares es el guiso de lentejas, que tiene una versión liviana y otra bien completa, con verduras, carnes y legumbres.

Las sopas y cremas también son grandes aliadas de los días frescos. Hay infinidad de variedades pero lo ideal es elaborarlas en base a productos típicos de esta estación como la calabaza, el zapallo, el puerro y el brócoli, entre otros.

Los guisos más tradicionales se preparan con carne (vaca, cerdo o pollo), cebolla y morrones cortados, tomates o salsa de tomate, papa, zanahoria, arvejas, zapallo y las verduras que cada uno quiera añadir. Son muy fáciles de elaborar ya que se cocina todo en una misma olla y efectivos porque son sabrosos, suculentos y poseen proteínas, carbohidratos, fibras, vitaminas y antioxidantes. Todo en uno.

En lo que respecta a los postres, el chocolate es el rey junto con todos aquellos postres que lo incluyan en su elaboración. Uno de los más tentadores es el volcán que se sirve caliente y acompañado con helado o crema montada. Sin dudas, es uno de los preferidos del invierno al igual que los brownies y las tortas elaboradas con frutos secos.

La cocina, sin dudas, es uno de los lugares que más se disfruta durante las temporadas más frías del año ya que los momentos puertas adentro son más largos y las reuniones en familia o con amigos giran en torno a ella.