128836

31.03 | Columnistas 

Una baldosa por los padres de Juan: todo está guardado en la memoria

La baldosa dice: "aquí se conocieron y lucharon por la igualdad de derechos para todos Susana González y Marcelo Weisz". Es la actual Plaza Mafalda. Donde hace más de 40 años estaba la villa de Colegiales.

Silvana Melo

[email protected]

Esa tarde en la Plaza Mafalda era un melancólico preámbulo de la efeméride que entroniza la memoria. Juan Manuel Weisz llegó a ese espacio verde de Colegiales, que hasta hace cuarenta años era un ramillete de villas donde se conocieron sus padres. Y llegó más tarde de lo que hubiera querido: la abuela Ruth, a punto de cumplir 97 años, lo retuvo en su departamento de Florida para darle las últimas indicaciones. Es que a esas seis de la tarde a las que ella no pudo llegar, una baldosa de la memoria se pondría en el suelo que pisó Marcelo, su hijo amado, donde conoció a Susana y juntos, entre la utopía y la revolución, parieron a Juan Manuel. El infierno los arrolló después, con la impiedad de la historia. Pero Juan pudo pisar también el territorio de la lucha de sus padres, diez días después de recibir el título de Profesor de Antropología.

La nota completa en la edición impresa de diario EL POPULAR