129314

11.04 

Huevos y conejitos, en la versión de Chocolates Artesanales Venecia

Los tradicionales huevos, más figuras como conejitos y liebres son las propuestas dulcísimas que, para la próxima Pascua, preparan en Chocolates Artesanales Venecia, un clásico de la bombonería para paladares exigentes, como asegura su eslogan.

En esta Semana Santa, claro, habrá que dirigir los pasos hacia Chacabuco 3015, ingresar a Chocolates Venecia y dejarse embriagar por el aroma inigualable de ese exquisito producto artesanal que por estos días adquiere formas diferenciadas. Los infaltables huevos de Pascua aparecen aquí, cuenta su responsable, Gabriel Auteri, en presentaciones de 40, 80, 150, 200, 400 y 800 gramos, para alcanzar su punto más alto en el formato que contiene nada menos que ¡un kilo y medio y de ese noble producto!. En todos los casos, todos, se trata de huevos decorados, que vienen con confites y sorpresas.

En Venecia -donde se puede anticipar el pedido al celular 2284-200909 o por facebook, como Bombonería Venecia- hace cerca de 30 años que elaboran y procesan chocolate: en ese rinconcito hasta ambientado con el color del chocolate venden exclusivamente lo que se produce en sus "laboratorios", esto es casi medio centenar de variedades de bombones, y los deliciosos alfajores Chalfont, una marca genuinamente olavarriense que bien merecería un párrafo aparte.

"En esta época también salen mucho los bombones, que son los preferidos de los adultos, porque el huevo es una sorpresa, un obsequio más para los nenes", analiza Auteri, todavía con las manos en el singular encargue que le hicieron desde una emisora radial: un huevo de Pascua gigante, de 10 kilos de dulce armazón.

Volvamos a los bombones: ¿cuáles, de las 48 variedades existentes, son los preferidos de los habitués del local? "Normalmente los llevan en cajas, y surtidos -analiza Gabriel Auteri, el responsable de tantas exquisiteces-; entre los preferidos, dejando de lado el clásico relleno con dulce de leche, el de marroc es uno de los que más sale y en el mismo nivel se ubican las cerezas bañadas en chocolate", que tienen la particularidad de exhibir su cabito, como para que no queden dudas de que se trata de ese dulce fruto. Los rellenos de ganash saborizados con licor y las cascaritas de naranja confitadas, bañadas en chocolate con leche y chocolate amargo son otros de los elegidos.

Gabriel Auteri creció con el antecedente de la heladería Venecia, propiedad de su familia y en la que un día se decidió anexar chocolatería, como complemento. Fue entonces cuando él se empezó a interiorizar y terminó "atrapado" por la bombonería, un universo que hoy se ha sofisticado, pero en el que "el consumo de la gente siempre se orienta a los clásico", admitirá Auteri, quien abre las puertas de su "delicioso" local, Chocolates Venecia, de 8 a 13 y de 15 a 20.30, siempre en el corazón de Pueblo Nuevo.