129615

17.04 | Información General 

Despidos masivos en Clarín: 56 trabajadores a través de una valla

El edificio de la calle Tacuarí amaneció fuertemente vallado y varios empleados se enteraron que habían sido despedidos al negársele el ingreso. Luego se supo que son 56 los echados, de la redacción de los diarios Clarín y Olé. La asamblea de trabajadores decidió una medida de fuerza que podría en peligro las ediciones impresas de este jueves.

En la calle, frente a la entrada fuertemente sellada y vallada de la calle Tacuarí, se reunían muchos de los trabajadores que no pudieron ingresar, quienes se enteraron de ese modo que integraban la nómina de más de medio centenar despedidos: entre los trabajadores estiman que son en total 56. 46 de la redacción de Clarín y una decena de Olé, entre fotógrafos, diseñadores y redactores. A los despedidos los acompañaban muchos de sus compañeros que no habían sido echados y una buena cantidad de trabajadores del gremio.

Un rato antes, en la propia redacción, liderada por la comisión interna, la asamblea de trabajadores de AGEA (que publica ambos diarios, entre otros) y del Grupo Clarín había decretado un cese de actividades hasta las 24 de esta noche, a la determinación de la empresa. Luego, la asamblea se trasladó a la calle.

La foto es de Mariano Martino.


Esta medida pondría en riesgo la salida de las ediciones impresas de este jueves, de ambos diarios, aunque en estos casos la intervención del personal jerárquico suele configurar publicaciones de emergencia.

En los últimos días creció en las diferentes zonas de las redacciones del grupo el rumor de que los despidos masivos serían inminentes, e incluso, en muchos casos se instaba a algunos trabajadores a aceptar un retiro voluntarios que acrecentaba una eventual indemnización. Y de hecho, en las últimas horas, no fueron pocos los periodistas que aceptaron esa "sugerencia", incluso varios de ellos de amplia trayectoria dentro de las publicaciones del grupo.

Ya el último viernes la empresa había anunciado una reorganización de su redacción para "profundizar su transformación digital", lo que indicaba a las clara que se vendría una fuerte reducción de personal, a la vez que se pauperizarían las condiciones de trabajo.

Por caso, muchos de los fotógrafos que cubrían los turnos matutinos integran la lista de despedidos y a los que permanecen en la empresa ya les avisaron que algunos de ellos deberán cubrir compulsivamente esos huecos y que los horarios de trabajo podrían extenderse "una o dos horas, por lo menos".

Este martes, el edificio del mayor multimedios del país amaneció vallado, con fuerte presencia policial y de seguridad privada. Y así, a medida que fueron llegando al edificio del barrio de Constitución, los trabajadores y trabajadoras del grupo se enteraron de los despidos masivos y si integraban o no esa lista de cesanteados. La planta impresora ubicada en la calle Zepita también se encuentra con vallas y un cordón de seguridad.

Fuente: Tiempo Argentino