18.04.2019 

La mesa y los dulces de Semana Santa

La Semana Santa, en la Argentina, es tradicionalmente el momento de dejar la carne de lado y comer pescado.

Entre los platos clásicos están la empanada gallega, la cazuela de bacalao o las empanadas de vigilia. Y, si se trata de dulces, no puede faltar la rosca y muchísimo menos, los huevos de Pascua para los más chicos.

La gastronomía de la Semana Santa corresponde a todas aquellas costumbres culinarias y todos aquellos alimentos permitidos durante el período sagrado del cristianismo y suele transcurrir desde el Domingo de Ramos hasta el Domingo de Resurrección, desde el punto de vista litúrgico. Cada país (con alguna representación o grupo cristiano) suele tener algún conjunto de platos, o preparaciones, característicos de esta fecha que por regla general no suele tener contenido cárnico debido a la abstinencia observada durante este período.

Por regla general se opone por completo a la abundancia mostrada en el Carnaval, y de allí que una de sus características sea la austeridad de la gastronomía de la Semana Santa, tanto en la elaboración de los alimentos como en los ingredientes empleados. La tradición reza que el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo debe regir el ayuno y la abstinencia de cualquier tipo de alimento durante todo el día. Este sacrificio llega a los Viernes de Cuaresma, donde la abstinencia sólo será de alimentos preparados con carne. La excepción a la abstinencia se concede como privilegio por la Iglesia Católica Apostólica Romana en forma de documento denominado Bula: el poseedor de una bula puede ingerir ciertos alimentos en estas épocas, dependiendo del tipo de privilegio concedido.

El ayuno debe ser entendido como en no hacer más que una sola comida al día y en abstenerse de ciertos manjares. Esta imposición obliga a unas reglas gastronómicas severas en cuanto a los ingredientes y a las cantidades, los pescados acompañados de todo tipo de verduras, legumbres, etc. y los dulces pasan a ser los ingredientes protagonistas de la mayoría de los platos. Suelen ser platos, por regla general con gran capacidad de saciamiento: ayudan a evitar la tentación del consumo de carne.