130877

19.05 | Política Entrevista con Diego Robbiani

"No creo que haya más pobreza, lo que sí hay es un contexto de mayor necesidad"

El secretario de Desarrollo Humano y Calidad de Vida habló de una pobreza "que es estructural" en Olavarría. Mientras que un informe de la UCA muestra que hay un 31,3% de pobreza multidimensional, en nuestra ciudad "ese impacto no se siente tan fuertemente", analizó.

Pobreza estructural, mayor demanda de alimentos y una clase media a la que le cuesta llegar a fin de mes producto de un contexto de crisis que Cambiemos define como transitoria. Así es el entramado social olavarriense, desde la óptica del secretario de Desarrollo Humano y Calidad de Vida, Diego Robbiani.

El funcionario admitió que en Olavarría hay un "contexto de mayor necesidad", pero aseguró no creer que haya más pobreza. Así sumó su mirada desde la experiencia en el área que dirige, a la polémica desatada a partir de las declaraciones de José Eseverri sobre que "hay hambre en Olavarría" y la posterior respuesta del Intendente aclarando que esa situación no es nueva, sino que existió desde siempre.

"Ezequiel (Galli) es una persona que desde 2015 está cambiando la ciudad, recorre los barrios, su campaña en ese momento para ser intendente se basó en esto: un poco algo parecido a lo que viene haciendo Federico (Aguilera), caminar toda la ciudad, casa por casa. Entonces conocemos muy bien lo que es la realidad y el contexto histórico de Olavarría en cuanto a la pobreza. Entiendo que lo que quiso decir es que eso es algo estructural. En el entramado social de Olavarría existe una pobreza histórica que no corresponde a estos tres años y medio de gestión de Mauricio (Macri), María Eugenia (Vidal) y Ezequiel", aclaró Diego Robbiani.

Y sostuvo que "esa realidad histórica compleja que quizás nosotros en Olavarría no la veamos porque socialmente la ciudad está conformada de otra manera a diferencia del Conurbano. Acá la clase social media supera ampliamente a la clase social baja, y eso hace que el olavarriense no lo sienta claramente".

- ¿Qué se hace, entonces, con esa pobreza estructural?

- Esta realidad estructural de Olavarría permite también que el Estado llegue a las necesidades de los vecinos. Cuando son necesidades básica insatisfechas se llega claramente desde Desarrollo Social. El equipo técnico lo hace, la subsecretaria lo hace. Nuestro trabajo de siempre es conocer la ciudad, no es una gestión que se queda sentada en el despacho, sale a recorrerla, a conocerla y a abordarla. Esta realidad social de la ciudad sin el Estado interviniendo sería muchísimo peor.

Crisis y refuerzo de alimentos

-Según un informe dela UCA que dio a conocer recientemente, en el país hay un 31,3% de pobreza multidimensional, 12,7 millones de argentinos tiene carencias y un 28,2% de la población tiene problemas alimentarios. Olavarría no es una isla, está inmersa en este contexto también.

- Ese es un análisis nacional. En Olavarría ese impacto no se siente tan fuertemente. Sí hay que reconocer que hay más demanda de alimentos. Ezequiel (Galli) tomó la decisión el año pasado, con el comienzo de la crisis, de aumentar el presupuesto sobre el tema de los alimentos, sobre todo la necesidad que más se reclama. Nosotros esas necesidades las hemos enfocado con los trabajadores sociales que recorren la ciudad, casa por casa, conocen en cada territorio quién es quién, qué familia necesita. Se ha hecho una recorrida por todos los merenderos de la ciudad. Pero hay que aclarar que en esto de la pobreza también hay gente que juega con eso y trabaja políticamente a través de esos espacios. No pongo a todos en la misma bolsa, hay gente que realmente lo hace de corazón, labura con los necesitados y ahí vamos nosotros. Hemos reforzado los alimentos en merenderos, en los espacios donde es genuino, donde hay familias que necesitan comer. Lo hemos hecho caminando la calle. La subsecretaria de Desarrollo Social (Silvana Rosales) con su equipo han hecho ese trabajo. Las trabajadoras sociales hacen un trabajo técnoco, necesitan tomar nota, conocer a la familia, hacer un seguimiento. Desde que asumimos, Ezequiel tomó la decisión de controlar esos recursos, que no se entreguen para hacer asistencialismo. Una decisión política de ayudar a los que necesitan sin titar los materiales porque sí, por un voto. Vamos casa por casa, se hace un análisis, se ve cual es la necesidad y le vamos a dar lo que corresponde, lo que necesita. Ganarnos un voto a través de la bolsa de alimentos, de la entrega de un terreno o de la entrega de materiales no es una decisión de esta gestión, eso es la vieja política.

La nota completa en la edición impresa del diario EL POPULAR de este domingo