130959

21.05 | Información General 

La comunidad científica local se manifestará en el centro de la ciudad

El encuentro se desarrollará el miércoles a las 16 en el Paseo Jesús Mendía. Allí se explicará a la población sobre la situación de la ciencia en el país y en la ciudad y los graves problemas a los que se enfrentan.

Este miércoles se realizará en Buenos Aires el "Cabildo Abierto en defensa de la Ciencia Argentina", actividad convocada por 245 directoras y directores de Institutos del Conicet y que se replicará en todo el país.

En ese marco, en Olavarría, los integrantes de la comunidad científica local invitan a la comunidad a un encuentro público en el Paseo Jesús Mendía a partir de las 16. Allí se explicará a la población sobre la situación de la ciencia en el país y en la ciudad y los graves problemas a los que se enfrentan.

Para tal ocasión, se invitará a los representantes de diferentes espacios políticos olavarrienses para que se interioricen de la situación y para solicitarles que incorporen en sus plataformas de gobierno la promoción y el apoyo a la investigación científica local.

Al mismo momento se llevará a cabo el acto central en Buenos Aires y se presentará un documento llamado "Manifiesto de Córdoba".

La ciencia en la ciudad

En Olavarría viven y trabajan un total de 96 personas que dependen laboralmente del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica y de la Comisión de Investigaciones Científicas de la Provincia de Buenos Aires.

De ellos, 43 son investigadoras/es y, 7 técnicas/os de la planta estable de estos organismos. Asimismo, hay 46 becarias/os doctorales y posdoctorales que trabajan en institutos radicados en la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires, sede Olavarría.

Además, existen más de un centenar de docentes-investigadoras/es que dependen de la UNICEN. Las investigaciones que desarrollan tienen un fuerte componente local, por lo que la crisis del sistema científico no solo afecta a varios cientos de familias olavarrienses, sino que repercute en la desatención de problemas de índole local o regional.

Concretamente las y los científicos reclaman por los serios inconvenientes que enfrenta todo el sistema científico nacional: falta de financiamiento básico para los Institutos del Conicet (245 en todas las regiones del país, dos de ellos en Olavarría) que no pueden cubrir sus gastos básicos de funcionamiento y mucho menos hacer mantenimiento edilicio y de su patrimonio, falta de financiamiento general de proyectos de investigación, deterioro de la calidad institucional, fuerte caída de los salarios y de la inversión en Ciencia y Técnica, así como la reducción en la incorporación de investigadoras/es al sistema científico nacional.

En ese contexto, becarias/os e investigadoras/es no pueden desarrollar los proyectos por no contar con fondos para adquirir insumos o hacer trabajo de campo para la recolección de datos. Se redujeron de manera significativa los cupos para ingresos a la Carrera de Investigador Científico, por lo que becarias/os que ganaron becas doctorales y posdoctorales, después de siete años de formación especializada, se quedan sin poder continuar con sus carreras.

Pero no todos son problemas de financiamiento, también se reclama que no han sido nombrados las y los representantes de las grandes áreas disciplinares en el Directorio del Conicet, quienes fueron elegidos por voto directo de investigadoras/es conforme lo establece el Estatuto de dicho organismo.

Todo ello pone en evidencia una situación de crisis y de emergencia del sistema científico argentino que requiere la atención de la ciudadanía por tratarse de una cuestión clave para el futuro del país. Como dijo el premio nobel argentino Bernardo Alberto Houssay, co-fundador del Conicet: "Los países ricos lo son porque dedican dinero al desarrollo científico-tecnológico y los países pobres lo siguen siendo porque no lo hacen. La ciencia no es cara, cara es la ignorancia".