06.06.2019 El próximo sábado en la Biblioteca Coty Laborde

Se realizará la 5ª edición del Tejetón Solidario

La jornada, que se extenderá entre las 15 y las 18, será casi como un pretexto para sumar nuevas tejedoras a una actividad que, en realidad, no se detiene ni siquiera en los meses más tórridos de verano.

Finalmente, este sábado 8 de junio tendrá lugar en instalaciones de la Biblioteca Popular Coty Laborde la quinta edición del Tejetón Solidario.

Durante esas tres horas, se tejerán y se ensamblarán cuadritos para construir frazadas y mantas que más tarde se destinarán a las diferentes Cáritas de la ciudad y las localidades.

En Olavarría, la iniciativa nació casi por casualidad: se trata de una actividad que reúne a quienes pueden aportar lanas, hilos, tejidos bajo una determina norma u horas de su tiempo para confeccionar frazaditas que luego serán repartidas en los hogares más necesitados. Con dos agujas o al crochet, cada tejedora tiene su técnica y la vuelca en cuadraditos de 20 x 20 cm. o tiras de 20 x 1,80 metros. Quienes no saben tejer, se dedican a ovillar o a unir cuadraditos o tiras para finalmente lograr confeccionar una manta o una frazada.

Mariel Macchiaroli arrancó con esta iniciativa en 2015, luego de conocer la actividad en otra ciudad. Teniendo en cuenta su profundo amor por el tejido, una sobrina le llamó la atención sobre los tejetones que se realizan en la ciudad de Buenos Aires. Y allí fue un día. En un lugar diferente cada sábado, jóvenes, chicos y mujeres, niños o ancianas se dedican a tejer para otros. Mariel volvió con la idea de reproducir lo que generaban en la Capital Federal "Un minuto de vos" o "Tu cuadradito abriga", que se organizan, buscan donación de lanas y, aun cuando no sepan tejer, se unen para ovillar lana, para acompañar cebando mate. Lo puso en Facebook y la respuesta fue inmediata, una de ellas de parte de Nora Cairoli, que se ha constituido en su "socia" inseparable.

El primer Tejetón se realizó en la Unión Clasistas, en el 2015. Allí hicieron 40 frazadas, cada una cada una armada con 54 cuadraditos de 20 por 20 centímetros, en cualquier técnica y cualquier color. En el principio se aprovechaban los restitos de lana y se combinaban como salían. Pero con el correr de los meses, muchas mantas se han constituido en verdaderas obras de arte, por combinación de tonalidades y puntos y por la perfumina con que están aromatizadas. En 2016 se repitió la iniciativa que las reunió en la biblioteca Coty Laborde, el mismo escenario que repitieron en 2017 y 2018 y al que regresarán este sábado.

Lo cierto es que la del Tejetón es una actividad casi "instalada" en el medio. De hecho, como aseguran sus impulsoras, "tenemos gente que dona y teje en forma continuada. Es maravilloso ver a mujeres mayores, de 80, 90 años que lo han adoptado casi como una terapia".

De hecho, la actividad termina prolongándose más allá del encuentro anual, que este año se concretará nuevamente en instalaciones de la Biblioteca ubicada en Coronel Suárez 1795. Hoy, las impulsoras de la iniciativa prefieren escudarse tras la denominación de Tejetón Solidario Olavarría porque, dicen, "en realidad somos un grupo de gente que sumó voluntades: están los que donan, están los que tejen, están los que destejen, están los que ensamblan, están los que venden rifas, están los que entregan, los que piden, en definitiva, somos muchos" tras un mismo propósito, que no es otro que ayudar a los más desprotegidos.

Este año, el grupo de voluntarios retomó la actividad a fines de abril, con el lanzamiento de un bono contribución que servirá para comprar el insumo básico de su proyecto, la lana. Se trata de un bono que tiene como premio una frazada tejida y donada dentro del mismo círculo, que se sorteará en el marco de esta nueva edición del Tejetón.

Con el producto de ese bono, que se ha ofrecido entre unas 40 tejedoras asociadas al proyecto y hasta el mismo día del encuentro en la sede del barrio Pueblo Nuevo, se comprará lana que, en principio, se repartirá también en esa jornada. "Ese día es para juntar todas las frazadas que fueron haciendo durante este verano y el otoño, las tejedoras y ensambladoras" que ya son parte indeleble del proyecto.

Pero no solo eso: en esa tarde de tejido y ruedas de mate se podrán retirar lanas y agujas para concretar la tarea en el propio hogar, acercar lanas o tejidos que puedan ser reconvertidos en esos apreciados cuadrados de 20 por 20 cm., o hacer llegar los mismísimos cuadraditos "que está haciendo mucha gente", había confiado ante este Diario una de las impulsoras del Tejetón.

En los primeros ocho meses del año pasado, la organización había donado a diferentes instituciones, personas, Cáritas, colegios y ONGs, un total de 119 frazadas, 97 mantitas de bebé y 6 frazaditas para cuna funcional, lo que ya entonces transformaba al 2018 en el año más productivo de sus cuatro temporadas de existencia. Y entre septiembre y octubre, remitía unas 13 frazadas, 4 mantitas para bebé y una mantita para cuna funcional con destino al comedor social "Los Piletones", de Margarita Barrientos.

Lo cierto es que "la gente todo el año está donando lanas; hasta en los jardines de infantes recolectan. Y para sorpresa nuestra, hemos visto cómo a la misma Biblioteca Coty Laborde llegan bolsones y cajas conteniendo lana, así como prendas de lana para destejer", mientras las voluntarias continúan en la tarea de recolectar, tejer, y ensamblar. Todo, con la aspiración firme de superar los números del año anterior.