08.06.2019 

Impactos de tendencias externas en los mercados de granos y carnes

El subsecretario de Mercados Agropecuarios, Jesús María Silveyra, afirmó que "hay tres temas en la agenda global que están impactando fuertemente, tanto en el mercado de granos como en el de carnes", en referencia al conflicto entre Estados Unidos y China, la campaña agrícola estadounidense y la peste porcina africana.

La guerra comercial chino-estadounidense "podría extenderse a otros países", evaluó Silveyra, ya que el presidente Donald Trump decidió aplicar medidas arancelarias a productos procedentes de India y posiblemente de México.

"Controversias como éstas que en nada ayudan a la estabilidad de los mercados", sostuvo el funcionario en el informe mensual de la Subsecretaría a su cargo.

El segundo tema dominante desde hace un mes "es la situación climática en Estados Unidos con el retraso en las siembras de maíz y soja, comparado con los avances del año pasado a esta fecha o contra el promedio histórico de los últimos cinco años".

Silveyra advirtió que "esto ha producido una sustancial recuperación de los precios de Chicago", a lo que hay que sumar "la posibilidad de una pérdida de área sembrada del orden del 10% en maíz, lo que implica una baja en los stocks del mundo y de Estados Unidos en alrededor de 40 millones de toneladas".

Por otra parte, agregó el subsecretario, el exceso hídrico "está afectando la calidad del trigo norteamericano invernal, con la consiguiente pérdida de los niveles de proteína".

Esta situación, evaluó, "beneficia a los productores de Argentina y Brasil sobre todo en maíz y soja, aún a pesar de las cosechas récord que se están obteniendo".

En tercer lugar, la llamada peste porcina africana "no sólo ha afectado el stock de China en el 10/15%, sino que ya se ha extendido a Vietnam, Camboya, Mongolia y Corea, y se prevé su expansión a otras regiones del mundo con las consiguientes dificultades para combatirla".

Según Silveyra, la merma en el stock porcino de China "si bien causará bajas en la demanda de forrajes (maíz, sorgo y harina de soja), incrementará sensiblemente las importaciones de carne porcina, bovina y aviar".

Esa tendencia "tendrá efectos positivos para los países que más rápidamente transformen granos en carnes", concluyó el subsecretario de Mercados Agropecuarios.