133013

10.07 | Policiales 

Piden elevar a juicio la causa por la Uocra local y uno de los acusados vuelve a apuntar contra los investigadores

Uno de los tres gremialistas detenidos volvió a sostener su inocencia y a acusar a una fiscal, un juez de Garantías y un abogado. Cree que detrás del caso hay una motivación política.

Mientras se conoció en los últimos días que la fiscal Viviana Beytía pidió la elevación a juicio de la causa en la que se investiga a tres sindicalistas de la Uocra local, uno de los gremialistas volvió a sostener ayer su inocencia telefónicamente desde la unidad carcelaria donde se encuentra detenido y atribuyó el proceso a que "todo viene bien al voltear una cúpula sindical en época de elecciones".

Luis Daniel Conrado, quien cumplía el rol de Secretario de Finanzas de la Uocra local, cuestionó ayer en una comunicación con EL POPULAR Medios que "¿cómo puede ser que de una infracción de tránsito pasamos a una asociación ilícita?" y opinó que "atrás de esto hay algo. Porque a una persona que está hace 45 años en el Sindicato lo quisieron sacar y nunca pudieron hasta ahora", en relación con el titular de la Uocra local, Roberto D'Amico, otro de los sindicalistas detenidos. El tercer acusado es Walter Brun, quien era Secretario de Organización en el gremio.

"Hacíamos un muy buen trabajo social", expuso Conrado, y consideró que "el gremio ha empeorado en defensa de los compañeros, en el caso de las empresas grandes que han traído gente desde afuera, por ejemplo".

"Nosotros nunca tuvimos un corte de nada, ni una quema de gomas, siempre trabajamos en forma pacífica y procurando que la mano de obra sea local. Pero acá hay una cuestión política de fondo y el hilo se corta siempre por lo más fino. Todo viene bien al voltear una cúpula sindical en época de elecciones", sostuvo el gremialista. Y agregó que "hoy en día hacen leña del árbol caído, todos quieren quedar bien con el gobierno de turno".

En consonancia con sus declaraciones de ayer, Conrado presentó recientemente una denuncia en la mesa de entradas de la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires en la que apuntó contra la fiscal Beytía, titular de la Unidad Funcional de Instrucción Nº 10; el juez de Garantías N.º 2 Carlos Villamarín y el abogado penalista Sergio Roldán por supuestos "arreglos espurios".

En esa presentación, Conrado sostuvo que el letrado le habría pedido una suma de dinero a cambio de obtener la libertad y que se habría orquestado la instrucción de la causa para incriminarlo.

La causa en la que es acusado como supuesto miembro de una "asociación ilícita" comenzó tras un procedimiento en el que resultó retenido Conrado. Ese día las autoridades sostuvieron que el sindicalista intentó evadir a la policía que lo sorprendió cuando arrojaba basura en la calle. En su poder tenía un bolso con una suma que rondaba los 90 mil pesos y un sobre con otros cinco mil pesos.

Al avanzar la investigación la fiscal acusó a los tres detenidos de exigir pagos a empresarios del rubro de la construcción.

A Conrado lo imputaron por "asociación ilícita", tres casos de "extorsión", "resistencia a la autoridad", "lesiones agravadas" y "cohecho".

La asociación ilícita y los hechos de extorsión, dos de ellos en grado de tentativa, apuntarían a las supuestas meniobras ilegales que sostiene la fiscal Beytía.

En tanto que las otras acusaciones se vincularían con el procedimiento en el que fue detenido Conrado, en agosto del año pasado, cuando según el propio sindicalista lo interceptó personal policial por una infracción de tránsito y terminaron deteniéndolo en circunstancias donde sufrió graves lesiones.

La información oficial da cuenta de que Conrado se resistió, aunque tanto él mismo como sus familiares han planteado desde el primer día que fue esposado y golpeado aún cuando se encontraba tirado en el piso.

La misma postura tienen el gremialista detenido y su entorno más íntimo respecto del presunto ofrecimiento de una coima a un policía, al remarcar que Conrado se encontraba prácticamente sin conocimiento en el momento en que le atribuyen haber protagonizado esa situación.

Hoy el sindicalista permanece detenido en la Unidad Penal Nº 2, donde asegura que fue visitado por el abogado que mencionó en la denuncia aún cuando no guardaba una relación profesional con su persona: "Vino dos veces, entró sin ser mi abogado. Y por eso de ahora en más han cambiado el protocolo de entrada. Me llamaron de jefatura de la Unidad por esa razón. Y amén de que estoy preso, tengo que aclarar que me han recibido bien, no he recibido castigo y guardan por mi seguridad, no tengo absolutamente nada que decir del Servicio Penitenciario".

"Acá estoy contenido, trabajando y estudiando", indicó Conrado, para reclamar porque "quiero una investigación para que se aclare todo esto, porque me han difamado en todos lados".

Ahora, mientras la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires resuelve si hay elementos para llevar adelante la investigación que reclama el sindicalista detenido, el juez Villamarín tendrá que evaluar a su vez si avala la elevación a juicio del proceso por extorsión.