134107

09.08 | Información General 

Destacan labor literaria de un interno alojado en la Unidad 27

Javier es oriundo de San Martín provincia de Buenos Aires y se encuentra alojado en Sierra Chica. A sus 39 años y con tres hijos, incursionó en la literatura cuando aprendió a leer estando detenido hace siete años.

Días pasados recibió su certificado un interno alojado en la Unidad Penitenciaria N° 27 de Sierra Chica por su participación en la Convocatoria a la Edición Literaria en Contexto de Encierro de la Provincia de Buenos Aires impulsada por la Dirección de Políticas de Inclusión Educativa y de Formación Laboral, dependiente de la Subsecretaría de Política Penitenciaria del Ministerio de Justicia.

Cada uno de los 46 trabajos literarios presentados por 143 privados de libertad de 29 penales del Servicio Penitenciario Bonaerense fueron publicados en el libro "Palabras como puentes", Alquimistas del tiempo, editado por el Ministerio de Justicia de la Provincia y fue presentado en la 45° Feria Internacional del Libro, conformado por una selección de poemas, cuentos breves y relatos.

Javier es oriundo de San Martín provincia de Buenos Aires y se encuentra alojado en la Unidad N° 27. A sus 39 años y con tres hijos, incursionó en la literatura cuando aprendió a leer estando detenido hace siete años. Se entusiasmó tanto que dedicó su tiempo a leer novelas y "empecé a escribir, primero eran ensayos insensatos hasta que pude perfeccionarme y darme cuenta que podía superarme día a día", comentó.

En la actualidad cursa el segundo año del nivel secundario y ha participado en un concurso similar al actual en 2015 donde su obra, un cuento autobiográfico, fue parte del libro "Juguetes perdidos". Este libro recorrió gran parte de América y Europa, además organismos como la Onasur, la BBC de Londres y la revista Brandon lo entrevistaron interesados en su trabajo y en su vida.

En "Palabras como puentes", Javier pudo publicar un cuento cortos. El prólogo del libro fue redactado por Carlos Miranda Mena, un ex detenido que fue parte en la cárcel de Florencio Varela de un taller de literatura y filosofía y que ahora regresa a varias Unidades Penales para coordinar emprendimientos similares.

Este tipo de convocatoria permite visibilizar las actividades culturales que se desarrollan en los 57 establecimientos penitenciarios que dependen de la provincia de Buenos Aires y que cada uno de los participantes pueda optimizar su tiempo de detención. Javier anhela ser profesor de literatura, y mientras se prepara para lograrlo, piensa al salir en libertad retomar en la empresa familiar de transporte.

En el libro participaron privados de libertad de las Unidades 1 y 25 Olmos, 8 y 33 Los Hornos, 9 La Plata, y 34 y 45 Melchor Romero. También de las Unidades 2, 27 y 38 Sierra Chica, 3 San Nicolás, 4 Bahía Blanca, 5 Mercedes, 7 y 52 Azul, 15 y 44 Batán, 16 Junín, 21, 41 y 57 Campana, 23, 24 y 42 Florencio Varela, 37 Bárker, 40 Lomas de Zamora, 47 y 48 San Martín y 51 Magdalena.