134742

25.08 | Información General Día del Peluquero

Feliz de cumplir con el legado de papá "Cacho"

"En marzo de 1979 la peluquería cumplió cuarenta años y seguimos con la tradición. Comenzó mi papá y sigo yo. No me gustaba mucho cuando era chico, pero de a poco mi viejo me empezó a meter en el rubro y me terminó gustando. No me agradaba tanto porque era pibe, seguramente fue por eso. Tampoco estaba tan de moda en ese momento, pero al final me atrapó" empezó diciendo José Ignacio Tomas (25). 

"Empecé a los 19 o 20, ayudándole y ganándome unos pesos: barría y cebaba mate. Después tomé la tijera, hice algunos cortes, me gustó, me metí en la peluquería propiamente dicha, es decir charlar con los clientes, tomar unos mates, es decir con la clientela de todos los edades, y me metí de lleno y acá estoy" siguió diciendo José, quien hoy también celebra el Día del Peluquero y seguramente alzará su mirada al cielo para decirle a Miguel Alfredo, "Cacho" (fallecido hace dos años y medio), que él continúa firme su legado.

"Acá vienen clientes de todas las edades. Vienen pibes, chicos de 19 o 20, también de 50, de 60, 70 o 90 años, chiquititos de 6 o 7. Sigue la clientela que era de papá, yo agregué la juventud. Solo en la peluquería hace tres años que estoy, cuando papá se enfermó" recordó.

"Cacho quería que yo me dedicara a la peluquería. Es que es un lindo trabajo. Rinde económicamente, pero es lindo hacerlo. Aprendí todo con él, por supuesto, pero también hice cursos de perfeccionamiento en Mar del Plata, en Buenos Aires, o donde se hicieran. Hay que capacitarse, siempre, aunque acá vienen todos clientes hombres. Nada de mujeres. Se dio así. Desde chiquitos a grandes. ¿Qué me piden?: hoy está de moda el pelo corto, así que todos los pibes se cortan bien cortido para ir al boliche o salir. Aunque de a poco está volviendo la moda del pelo largo. Así es. Pero cuando te lo cortás bien cortito, es más cómodo. El pelo corto ayuda mucho a las peluquerías, porque los pibes vienen una vez por semana o cada quince días porque quieren mantenerlo así, bien cortito, más allá de los cortes que piden: algunos con franjas, rayas o dibujos. Yo no soy tanto de esa moda, pero si lo piden hay que hacerlo. Cada peluquero tiene su estilo, su moda, pero hay que adaptarse al cliente también. Uno puede intentar lo suyo, pero el cliente pide y hay que cortarle como quiere", contó Tomito.

"El cliente mayor pide el corte clásico, a tijera o navaja, que se sigue haciendo. El corte clásico de hombre es el corte que más me gusta hacer. Además, con el hombre grande la charla es diferente. Es que me crié con eso, de esa manera. El pibe joven, o de mi edad, te genera más trabajo en tanto que el hombre grande viene cada dos meses aproximadamente. El pibe exige de otra manera. Es que el hombre es más metrosexual, se cuida mucho, es más detallista. En tanto que los chiquitos, los nenes, vienen con el celular y muestran el corte que quieren. Le gustan las rayas por ejemplo. Además, los padres se adaptan más a lo que el nene quiere; antes se hacía lo que decía papá, pero ahora eso ha cambiado y los nenes deciden su corte de pelo" continuó diciendo José Ignacio, quien le hizo una decoración realmente excelente a la peluquería de la Avenia Urquiza al 3500.

"Sí, la remodelamos bastante a la peluquería. Tiene otra ambientación, más con lo que se usa hoy en día, a lo que es mi estilo, un tanto antiguo, lo vintage. Y antes del verano haremos otra reforma pensando en el cliente, en la atención al cliente. Y, por supuesto, está la foto en blanco y negro con mi papá" dijo José, quien recordó que "esa foto la hicimos para el diario cuando la peluquería cumplió 36 años. La hizo hacer Virginia Bevegno y luego nos regaló en un cuadro".

Pero no sólo hay cortes en la peluquería de José Ignacio Tomas, sino que la exigencia del cliente hace que allí tenga todos los productos para ponerle en la cabeza luego de corte. "Pasa que hoy en día está de moda la barba también, ya que el hombre se la deja crecer y viene seguido a marcarla, acomodarla, a emprolijarla, así que vendo todos los productos que requieren como aceite, bálsamo, shampoo, jabón. La barba exige todo eso. Es que es muy sucia en realidad, y el que tiene barba debe cuidarla y mantenerla. También hay cera para el pelo, gel -que ya no se usa tanto-, porque los pibes piden para el peinado y se les aplica la cera, que viene en muchas variedades, así que acá tenemos todo para brindarle a nuestros clientes la mejor atención" terminó diciendo José Ignacio Tomas.