24.10.2019 

Ajonjolí, desde el Oriente

No es de extrañar tanto por las propiedades nutricionales que poseen, así como por las cualidades que otorgan a las recetas donde se incluyen.

Las semillas de sésamo, también conocidas como ajonjolí, han sido usadas durante años en la cocina oriental y parece que poco a poco están más presentes en la cocina de Occidente.

Aunque se emplea especialmente en repostería, especialmente en recetas de dulces de origen árabe, cada vez está más presente en la elaboración de panes, en el rebozado de carnes y pescados, así como aderezo de algunas ensaladas.

Las semillas de sésamo ayudan a reducir y controlar los niveles de colesterol ya que su aporte de lecitina es incluso mejor en cantidad que la soja.

Al estar muy equilibradas a nivel de sodio y potasio, son un excelente alimento para tener un buen equilibrio hídrico.

En la medicina china, las semillas de sésamo son utilizadas para lubricar el corazón, el hígado, los riñones, el páncreas y los pulmones.

Por su contenido de hierro, estas semillas se recomiendan en períodos de debilidad o anemia.

Colaboran en casos de rigidez de las articulaciones, y por su gran aporte de calcio es muy aconsejable el consumo en embarazadas y durante la menopausia.