21.11.2019 La Gotita que Faltaba

En New Summer, la décima temporada de una escuela que privilegia la natación

La Gotita que Faltaba es una escuela de natación que este verano festeja su décima temporada. "Empezamos siendo cuatro -analiza Ximena Ruppel hablando de Juliana Peker, Facundo Correa, Rodrigo Hermada y ella misma- y hoy nos acompañan más de veinte profes, seños y guardavidas con gran trayectoria, elegidos cada uno por su calidad tanto humana como profesional". 

Todo está pensando para niños a partir de los 3 años. "Ponemos énfasis en la enseñanza de la natación, siempre a través del juego, con objetivos claros para cada nivel. Pero en nuestra planificación también están incluidas actividades en el campo, como la iniciación deportiva acorde a la edad, talleres de arte y talleres de vida en la naturaleza, con su posterior jornada recreativa para los más chicos y campamentos para los más grandes", analizará la profe.

Lo cierto es que "al iniciar la temporada hacemos un diagnóstico sobre los conocimientos previos de cada chico, para marcar el punto de partida desde el que continuarán aprendiendo, sin ´apurar´ al que aún tiene un poco de miedo, ni retrasar al que se desenvuelve mejor en el agua. De esta manera logramos formar grupos homogéneos, tanto en cuanto a la edad como en cuanto a los conocimientos".

Este es el tercer año en New Summer (Santa Cruz y Rendón), un lugar "soñado para nuestro proyecto, una quinta con parque ubicada en el casco urbano y con todo lo necesario para llevar a cabo nuestra tarea", esto es canchas de básquet, de voley y de fútbol, un salón y una carpa para todo tipo de actividades, especialmente las artísticas, en caso de mal tiempo. El cronograma de actividades extra incluye, por ejemplo, juegos de persecución, juegos de antes y juegos de iniciación deportiva para los tres primeros días de la semana.

El lugar cuenta con dos piletas de grandes dimensiones. Una de ellas resulta ideal para la ambientación de los más pequeños, ya que tiene una profundidad de sólo 60 centímetros, en donde todos hacen pie, lo cual les da más seguridad y confianza aquellos que han tenido escaso o nulo contacto con el agua. En esos espejos de agua cada profesor trabaja con grupos reducidos, de entre 8 y 10 alumnos, dependiendo de la edad. "De esta manera podemos ofrecer una enseñanza más personalizada y alcanzar mayor éxito en el aprendizaje", analiza Ximena Ruppel.

Otra de las actividades preparadas para los "gotiteros" es el fogón familiar, "en el que jugamos, cantamos, nos divertimos y pasamos una linda noche en familia. Lo empezamos a hacer la temporada pasada y tuvimos más de 500 asistentes". Para finalizar, se concreta una gran fiesta de cierre con el muestreo de fin de temporada, en el que se exhibe lo aprendido tanto en el agua como en el campo.

La escuela, debidamente habilitada por la Municipalidad, cuenta con guardavidas; un servicio de emergencias proporcionado por E.M.O. y seguro de responsabilidad civil.

Por incripciones, los interesados pueden comunicarse a los celulares 15587266 (Juliana) ó 15684017 (Ximena), o consultar en la página de Facebook La Gotita que Faltaba, donde se informan días y horarios de inscripción.