138202

24.11 | Columnistas 

La infancia, muy lejos de las listas de derechos y de las agendas dirigenciales

Más de la mitad de los niños, niñas y adolescentes argentinos vive en la pobreza. Hace treinta años nació la Convención sobre los Derechos del Niño. La Argentina la rubricó en 1990 pero la puso en marcha 16 años después. Muchas leyes que nacieron a la sombra de esos postulados, como la Educación Sexual Integral, generan resistencias inexplicables. La niñez sigue a una distancia enorme del recitado de sus derechos. Opinan la pediatra Alejandra Capriata, Laura Hojman, coordinadora del Observatorio de Niñez y Adolescencia de la Unicén y Emilia Vales, trabajadora social. 

Silvana Melo

[email protected]

La Convención sobre los Derechos del Niño cumple 30 años y en el medio de esta existencia varias generaciones de infancias han crecido en situaciones de vulnerabilidad diversas, han pasado hambre, han sufrido la pobreza, han muerto en medio de la crueldad estatal y de la inseguridad sanitaria, han visto aparecer leyes que buscaron abrigarlos, algunas crecieron, otras se quedaron en semillas, sin germinar nunca. Hoy, a tres décadas, en un mundo que cambió, que derribó muros, globalizó y tejió poderosísimas redes tecnológicas, en el país el 53% de los chicos vive en hogares pobres, el 13 % tiene hambre y la fragilidad de la infancia denuncia que la Convención, a veces, se vuelve una caja llena de derechos, ajena al cotidiano desapacible de gran parte de la niñez.

La nota completa en la edición imporesa de EL POPULAR