138641

05.12.2019 | Información General 

Rubinstein y el protocolo: "Siento mucha frustración, lo hice de buena fe"

"El cambio más importante es que le dimos identidad jurídica, legal, normativa a un protocolo que, hasta este momento, era una guía técnica, pero que no tenía identidad jurídica definida", dijo el ex funcionario de salud.

Luego de que Mauricio Macri anule por decreto la actualización del protocolo de la Interrupción Legal del Embarazo (ILE), el ex secretario de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein, dijo que siente "mucha frustración" y aclaró que "lo hice de buena fe, no anticipé la repercusión política que iba a tener".

"El cambio más importante es que le dimos identidad jurídica, legal, normativa a un protocolo que, hasta este momento, era una guía técnica, pero que no tenía identidad jurídica definida", anunció Rubinstein en diálogo con TN. "Cuando las provincias tenían que aplicar este protocolo se encontraban con muchas dificultades, por la falta de uniformidad de procedimientos", agregó.

Sobre el motivo de la derogación y su posterior renuncia, afirmó: "Hubo más ponderación en cuestiones de formas que de fondo. Creo que el presidente acompaña el protocolo pero creo que se ponderaron cuestiones formales que tenían que ver sobre si yo tenía que avisar o no previamente".

Y agregó: "Claramente todos sabían cuál era mi posición respecto a la aplicación y la formalización del protocolo. Y sabía que tenía que salir después de las elecciones para no complicar el proceso político, pero también claramente esto era la continuidad de una política de ampliación de los derechos sexuales. Fue el presidente Macri quien abrió el debate sobre Interrupción Voluntaria del Embarazo".

El presidente y la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, habían expresado su malestar con el funcionario por haber emitido sin consultar a "sus superiores jerárquicos" la resolución 3158/2019, que planteaba la actualización del protocolo para la atención de las personas con derecho a la interrupción legal del embarazo. Ante esta situación, el Gobierno derogó por decreto la medida y Rubinstein presentó su renuncia.

El próximo ministro de Salud, Ginés González García, adelantó que restituirá el protocolo. Al respecto, Rubinstein sentenció: "Estoy muy contento pero hubiera preferido y querido que fuera una decisión y política de nuestro Gobierno". (DIB)