138847

10.12.2019 | Política 

El primer discurso de Alberto Fernández: "Vamos a poner a la Argentina de pie"

El jefe de Estado habló ante la Asamblea Legislativa. Dijo que su prioridad será combatir el hambre. Prometió créditos blandos y la conformación de un Consejo para poner en marcha la economía

El flamante presidente de la Argentina, Alberto Fernández, brindó su primer discurso como mandatario frente a la Asamblea Legislativa minutos después de jurar como jefe de Estado. Sus palabras estuvieron destinadas a cerrar la grieta aunque no dejó de repasar los datos más preocupantes de la crisis económica que atraviesa el país y anticipó las primeras medidas que tomará como titular del Poder Ejecutivo.

"Desde la esperanza que millones de compatriotas han expresado en las urnas el pasado 27 de octubre, vengo a convocar a la unidad de toda la Argentina en pos de la construcción de un Nuevo Contrato de Ciudadanía Social", resaltó en uno de los pasajes más destacados de su mensaje. Sobre ese pacto, afirmó que será "fraterno y solidario; fraterno, porque ha llegado la hora de abrazar al diferente, y solidario, porque en esa emergencia social es tiempo de comenzar por los últimos para después llegar a todos".

"Debemos comprender que no existe la posibilidad de pedirle sacrificios a quien tiene hambre, no se le puede pedir sacrificios a quien no puede llegar a fin de mes. Debemos salir de esta situación con solidaridad, para que cuando se encienda la economía todos los sectores, sin excepción, puedan verse beneficiados. Pero hasta eliminar el hambre le pediremos mayor esfuerzo solidario a quien tenga más capacidad de darlo", adelantó Alberto Fernández.

En esa clave, el Presidente adelantó que habrá créditos no bancarios orientadas a las familias endeudadas, informó que habrá subsidios para pymes y planteó que elaborarán un nuevo proyecto de Presupuesto porque el realizado por la gestión de Cambiemos no representa los números de la economía.

Además, adelantó que dispuso un decreto con el que intervendrá la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y que parte de los "fondos reservados" de los servicios irá al plan federal contra el hambre.

En otro de los apartados más fuertes del discurso, Fernández dijo que enviará al Congreso un proyecto para reformar integral de la Justicia que sea un "Nunca Más". "Nunca Más a una justicia contaminada por servicios de inteligencia, "operadores judiciales", procedimientos oscuros y linchamientos mediáticos.
Nunca más a una justicia que decide y persigue según los vientos políticos del poder de turno", consideró Alberto Fernández.

"Queremos que no haya impunidad, ni para un funcionario corrupto, ni para quien lo corrompe, ni para cualquiera que viola las leyes. Ningún ciudadano por más poderoso que sea está exento de la igualdad ante la ley", agregó. "Para superar este muro que lo único que ha garantizado en la Argentina es la impunidad estructural, en los próximos días vamos a enviar al Parlamento un conjunto de leyes que consagren una integral reforma del sistema federal de justicia", completó.

Con respecto al sector educativo, el jefe de Estado anunció que convocará a establecer "las bases de un gran pacto educativo nacional con todos los miembros de la sociedad". "No descansaremos hasta que un niño en una zona rural tenga el mismo acceso a la educación que un niño en un centro urbano", consideró.

Por último, el presidente agradeció la "visión estratégica de mi querida amiga Cristina Fernández de Kirchner", y a "Néstor Kichner", que le "permitió participar" de su proyecto político, al tiempo que también recordó a sus padres y al jurista Esteban Righi.

"Cuando mi mandato concluya, la democracia argentina estará cumpliendo 40 años de vigencia ininterrumpida. Ese día quisiera poder demostrar que Raúl Alfonsín tenía razón. Espero que entre todos podamos demostrar que con la democracia se cura, se educa y se come. Pongámonos de pie y empecemos nuevamente nuestra marcha", concluyó. (Inobae)