28.12.2019 

Leonardo Sarquís: "Trabajamos fuerte en el cambio de la matriz productiva"

El ministro de Agroindustria de Vidal hace un balance de los cuatro años de su gestión: recuperación de los cereales, producción récord, proyección al mundo. 

Leonardo Sarquís fue el elegido por María Eugenia Vidal para integrar en el área de la agroindustria el equipo de ministros bonaerense que asumió en diciembre de 2015. Cuatro años después el ingeniero agrónomo que en su momento fue resistido por algunos sectores por su paso por Monsanto, completará su mandato. A días del 10 de diciembre, Sarquís habló con TRANQUERA para hacer un balance de su gestión, pensar qué quedó pendiente y proyectar su futuro.

- ¿Qué balance se puede hacer de estos cuatro años de gestión sobre el campo bonaerense?

- En estos cuatro años hubo un gran trabajo entre toda la cadena, públicoprivado, en donde se trabajó muy fuerte con el cambio de la matriz productiva. Logramos hacer crecer de manera importante los cereales con respecto a la soja o a la oleaginosa. Buenos Aires necesita que exista una gran rotación de cultivos adecuada, eso lo pudimos hacer y ha crecido más del 30% de superficie sembrada y de producción en estos años, tanto de trigo como maíz y cebada también. Después de haber pasado 18 meses de inundaciones más 8 de sequía, que en este último año y medio se hayan dado dos campañas récord es muy bueno. Y lo mismo sucedió también con otro tipo de producciones.

- Fueron cuatro años muy buenos a nivel productivo, pero con condiciones climáticas complicadas e incluso con incendios.

- Eso no se vio tanto en la producción de cultivos generales, sino en temas de pastura. Hubo dos tipos de incendios en todo lo que es el área compleja del sudoeste, pero sólo afectó la parte de alimentación del ganado porque se quemaron campos con pastura y no con cultivo general. Lo importante es ver que en esta gestión, habiendo pasado inundaciones complejas, cómo en el último año y medio se empezó a recuperar las producciones generales, lo que trajo números muy buenos a la provincia pese a la coyuntura marco compleja que venimos pasando.

- Otra cuestión destacada fueron las mesas provinciales.

- Nosotros mantuvimos las pocas mesas que existían, como las mesas provinciales de competitividad o de los distintos segmentos de la agroindustria, y activamos nuevas en todos los segmentos que tenemos dentro nuestra gestión y nuestro Ministerio. Es decir, hubo mesas en cada uno de los segmentos de producción tanto ganadera como agrícola, y se logró ese contacto directo con toda la cadena de manera permanente. En muchas mesas teníamos prácticamente una sesión permanente, por ejemplo en la mesa de la lechería, que a pesar de todos los problemas constantes que tuvo desde hace 10 años fue muy fuerte y muy buena la interacción público privado, estuvo bien resuelta. Eso fue importante porque permitía estar en contacto con todos los actores de la cadena.

- También fue interesante la proyección de la provincia hacia el mundo, con distintas ferias alimentarias y otras cosas que se han hecho.

- Sí. Nosotros tuvimos como uno de los objetivos generales al inicio de la gestión posicionar a Buenos Aires como la provincia agroindustrial más importante de Argentina, y eso creo que lo logramos. Esta fue la primera vez que un Ministerio de Agroindustria dentro de la provincia ponía el tema de una visión y misión. Volver a fortalecer a Buenos Aires como la principal provincia agroindustrial en todos los segmentos fue muy importante y lo hicimos muy bien. Después tuvimos los cuatro objetivos de los últimos dos años, en los que trabajamos mucho con la innovación, en temas de bioeconomía y biotecnología, de productividad, competitividad y seguridad agroalimentaria. Nosotros tenemos la exoficina de alimentos que estaba en el Ministerio de Salud, y ahora es la UCAL (Unidad Coordinadora de Alimentos), en la que se logró reducir trámites de habilitación de plantas y registro de productos de casi 400 días a menos de 30, y próximamente será de autogestión. El 75% de las plantas procesadoras de alimentos y los productos que se hacen a ese nivel están en la provincia de Buenos Aires, por lo cual tenemos una gran responsabilidad con eso y hemos trabajado muy bien. Apuntamos a una agroindustria con un foco social importante. También tuvimos una presencia importante de Buenos Aires como provincia específicamente en distintos lugares del mundo: por ejemplo, si Argentina puede producir alimento para 600 millones de personas, Buenos Aires es capaz de hacerlo para 300 millones, es decir la mitad.

Salimos al mundo a través de nuestra agencia Globa: estuvimos en China llevando empresas que ya están teniendo operaciones comerciales; dos veces en el Congreso Mundial de Miel, tanto en Turquía como en Canadá; encabezamos las misiones comerciales del trigo en Brasil, donde tenemos un gran protagonismo, ya que más del 55% se hace en Buenos Aires. Tuvimos presencia en muchos otros lugares y creo que Buenos Aires volvió a tener un protagonismo mundial como se merece.

- En estos cuatro años, ¿qué quedó pendiente?

- Nosotros hicimos mucho con las herramientas que teníamos, pero siempre hay cosas para hacer. Si uno pudiera accionar más cosas concretas, por ejemplo, me hubiera gustado ayudar más al sector lechero, pero dependen de acciones del gobierno nacional más que nuestras. Me hubiera encantado acelerar la formalización y cambios estructurales en alimentos frescos y producción hortícola, aunque no es algo propio de nuestra gestión. Hicimos mucho pero no alcanzan los cuatro años. También hubiera querido conseguir mayores posibilidades de acceso a herramientas para ayudar a las pymes agroindustriales, pero también dependen de acciones de la macro. La gestión en los lugares fue una de las cosas más importantes. Nosotros estuvimos siempre al lado de la gente en todos estos años, y por eso siempre destaco los 650 mil kilómetros o más que recorrí en auto, trabajando sin distinción de bandería política. Trabajamos muy bien con todos los municipios, con sus equipos y hemos conseguido cosas muy buenas justamente estando al lado de la gente. Nunca hicimos venir a alguien a vernos a La Plata, sino que fuimos a verlo nosotros. Todo este trabajo continuo con las entidades del agro te marca una diferencia que vale la pena.

- ¿Cómo sigue su futuro a partir del 10 de diciembre? ¿Va a volver a la gestión privada?

- Voy a continuar en la política. Como dice la gobernadora María Eugenia Vidal, nosotros vinimos a acompañar a los bonaerenses, no vinimos por ningún puesto particular. Siempre vamos a estar acompañando a los productores y a la cadena agroindustrial en todo lo que podamos. Hicimos mucho trabajando, por eso vale la pena estar ahí para defender lo que uno hizo. Hay que estar siempre con una actitud constructiva con el gobierno que venga: les deseo a quienes nos vengan a suceder que les vaya muy bien, lo mismo para el gobernador y presidente electo. Vamos a estar ahí construyendo y si vemos algo que no nos parece bien, lo vamos a opinar. Yo seguramente esté trabajando muy cerca de Vidal y retomando acciones privadas, porque uno tiene que seguir trabajando.