09.01 

Polémica por la decisión de Harry y Meghan de renunciar a la realeza

Quieren ser independientes económicamente y trabajar; en Buckingham dijeron que es una decisión "precoz". "Hemos decidido hacer una transición este año para comenzar a forjar un nuevo papel progresivo dentro de esta institución'', dijeron.

La decisión del príncipe Harry de Gran Bretaña, nieto de la reina Isabel, y su esposa estadounidense, Meghan Markle, de renunciar a sus cargos en la realeza y trabajar para ser financieramente independientes desató ayer un debate sin precedente en la monarquía británica.

"Tras muchos meses de reflexión y diálogo interno, hemos decidido hacer una transición este año para comenzar a forjar un nuevo papel progresivo dentro de esta institución'', dijeron Harry y Meghan en un comunicado difundido en la plataforma de Instagram.

"Ahora planeamos repartir nuestro tiempo entre el Reino Unido y América del Norte, seguiremos honrando nuestro deber con la reina, la mancomunidad (británica) y nuestros patrocinios", agregaron.

Sin embargo, un comunicado posterior del Palacio de Buckingham estuvo lejos de dar por cerrado el asunto con la difusión de la decisión de los príncipes, que se encuentran distanciados de la familia real.

"Las discusiones con el duque y la duquesa de Sussex se hallan en un estado precoz. Comprendemos su deseo de iniciar otro camino, pero son cuestiones complicadas que requieren tiempo para ser resueltas", explicó el comunicado oficial difundido por la sede de la monarquía británica.

Harry y Meghan se casaron en mayo del 2018 en una lujosa ceremonia en el Castillo de Windsor, al oeste de Londres, y en mayo del 2019 la pareja, conocida formalmente como el duque y la duquesa de Sussex, tuvo su primer hijo, un chico al que llamaron Archie Harrison Mountbatten-Windsor.

Harry, de 35 años, está actualmente en el sexto lugar en la línea de sucesión al trono.

Desde su regreso este mes de unas vacaciones de seis semanas en Canadá se reavivaron las especulaciones en los medios de que él y Meghan, de 38 años, buscaban alejarse de la vida pública.

Con respecto a sus nuevos planes, la pareja dijo que dividir su tiempo entre Gran Bretaña y Norteamérica "nos permitirá criar a nuestro hijo con un aprecio por la tradición real en la que nació, al mismo tiempo que brindamos a nuestra familia el espacio para concentrarse en el siguiente capítulo".

Este nuevo paso incluiría el lanzamiento de una nueva organización benéfica, dijeron Harry y Meghan, que también agregaron que planeaban trabajar para alcanzar su independencia financiera.

Desacuerdos

El año pasado, Harry reconoció que estaba teniendo desacuerdos con su hermano mayor, el príncipe Guillermo, que es el segundo en la fila para acceder al trono.

"Ciertamente estamos en diferentes caminos en este momento, pero siempre estaré allí para él, y como sé, él siempre estará allí para mí", dijo Harry.

Aunque había rumores en la prensa sobre los desacuerdos entre los hermanos, con mayor frecuencia esas versiones se referían a sus esposas, Meghan y Kate, duquesa de Cambridge.

La supuesta grieta entre las nueras fue citada como una de las razones por las que Harry y Meghan se mudaron del Palacio de Kensington en mayo del año pasado.

Sin embargo, otras fuentes indicaron que las diferencias tenían más que ver con que Harry quería mayor independencia y Guillermo lo necesitaba como parte del equipo en preparación para el cambio de reinado, cuando su padre se convierta en monarca.

También hubo muchas versiones sobre la incomodidad que tenía Meghan con la vida en la realeza.

Aunque estaba acostumbrada a la atención de los medios como actriz en la popular serie norteamericana Suits, y fue defensora de los derechos humanos antes de su matrimonio, la duquesa siempre dijo que el nivel de notoriedad que implicaba ser parte de la familia real le estaba resultando difícil.

El año pasado Harry criticó duramente a los medios de comunicación por el trato que le daban a su esposa, acusándolos de acecharla como lo hicieron con su madre, la princesa Diana, quien murió en 1997 en un accidente automovilístico mientras trataba de eludir a unos paparazzi en París.

"Mi mayor temor es que la historia se repita. He visto lo que sucede cuando alguien que amo es tratado como mercancía al grado de que ya no son tratados o vistos como una persona real. Perdí a mi madre y ahora veo a mi esposa caer víctima de las mismas fuerzas poderosas'', dijo Harry a finales de año.

De los dos hermanos, Harry fue siempre el que vivió de manera más traumática la muerte de su madre.

Incluso dijo que haber tenido que caminar detrás del féretro de su madre "no es algo que se le deba pedir" a un chico de 12 años. (La Nación)