140220

19.01 | Columnistas 

"Los efectores del Estado tienen que revisar su trabajo y darle mirada de género"

Hosanna Cazola es familiar de Valeria y Valentina, madre e hija víctimas de femicidio. Con una militancia desde el feminismo popular analiza a fondo el derrotero de su familia y el rol del Estado. 

Claudia Rafael

[email protected]

La vida y la muerte arrasaron como un terremoto a la familia Cazola. Con una historia repetida en sus ribetes más perversos. En 2008 y 2020 el mazazo de la violencia de género los atravesó y les plantó heridas que no cicatrizan solas. Que requirieron de la elaboración y la comprensión colectiva para seguir. Hosanna Cazola tiene hoy 33 años, tres hijos de 6, 3 y un año y medio, es profesora de Filosofía y una militancia que le aportó solidez y comprensión en el análisis. Cuando mataron a su prima Valeria tenía 21 años. En un femicidio que no despeinó demasiado a la ciudad y que a la familia la revictimizó en el tiempo. Valeria tenía tres hijos. A la más grande, Valentina, la había parido siendo apenas una adolescente. Ya hacía tiempo que Hosanna y Valeria habían tomado distancia de una relación estrecha entre dos primas. En este inicio de año la historia circular les asestó la misma y exacta cuchillada: un femicida arrancó la vida de Valentina.

La nota completa en la edición impresa de diario EL POPULAR